Avalancha de denuncias en As Pontes en un fin de semana tranquilo en el resto de la comarca

FERROL

Policías locales de Ares y Mugardos, preparando con un control conjunto con la Guardia Civil
Policías locales de Ares y Mugardos, preparando con un control conjunto con la Guardia Civil

La policía pontesa firmó 14 propuestas de sanción por vandalismo y botellones

17 may 2021 . Actualizado a las 17:35 h.

La villa de As Pontes puso el contrapunto en el área de Ferrolterra en el primer fin de semana completo sin toque de queda, incluyendo la noche del viernes. Y es que, según la información facilitada por las respectivas policías locales, fueron tres días «bastante tranquilos», en los que apenas se registraron incidencias relacionadas con incumplimientos de las normas del covid. Sin embargo, en la villa pontesa fue «un auténtico desastre», en palabras del jefe de la Policía Local, Anselmo Pellón, y los agentes formularon 14 propuestas de sanción entre el sábado y el domingo. De ese montante, solo dos denuncias fueron por no utilizar la obligatoria mascarilla de protección facial y las restantes estuvieron motivadas por actos de vandalismo, como lanzar a la carretera sillas de las terrazas tras el cierre de los establecimientos, la realización de botellones en las inmediaciones del Museo de la Energía y en portales, y también por incumplimientos en el horario de cierre de los locales.

En el concello de Narón, el fin de semana fue bastante más relajado, pero, aún así, la Policía Local formuló tres propuestas de sanción el viernes y otras tres el domingo, contra personas que no llevaban puesta la mascarilla, la mayoría en terrazas de establecimientos de hostelería.

En Mugardos, el jefe de la Policía Local, Juan Carlos García Pardo, manifestó que el fin de semana había sido tranquilo, gracias al tiempo, ya que las persistentes lluvias del sábado propiciaron que hubiese mucho menos movimiento en las calles de la villa. Según este responsable policial, los establecimientos de hostelería están «cumpliendo bien» las normas establecidas para evitar la propagación del coronavirus y en el caso de los restaurantes se llevan a rajatabla los registros de clientes para poder hacer un seguimiento si surge algún brote de contagios.