La Diócesis de Mondoñedo-Ferrol contará, desde el sábado, con un nuevo sacerdote

FERROL

Roberto Marín

Jaime Iglesias García, nacido en La Habana en 1988, oficiará el domingo, en la iglesia de Santa María de Caranza, su primera misa

20 abr 2021 . Actualizado a las 17:40 h.

La Diócesis de Mondoñedo-Ferrol contará, desde este sábado, con un nuevo sacerdote. Algo que viene a ser poco menos que excepcional en tiempos de profunda crisis religiosa. Unos tiempos en los que la diócesis ferrolano-mindoniense, la de la Galicia do Norte, se ve obligada a atender 313 parroquias con poco más de un centenar de sacerdotes en activo. Jaime Iglesias García, nacido en La Habana en el año 1988 pero residente en España desde su niñez, será ordenado el sábado, a las 11 horas, en la catedral de Mondoñedo, en el transcurso de una ceremonia presidida por el actual obispo de León, Luis Ángel de las Heras. Y el domingo, a las 17 horas, oficiará su primera misa en la parroquia de Santa María de Caranza.

Jaime, que dio sus primeros pasos en el mundo de la fe en la parroquia cubana de la Medalla Milagrosa de Guanabacoa -según informe la propio Diócesis-, llegó a España cuando tenía 12 años de edad. Y desde ese momento participó de forma muy activa en las actividades de la parroquia de Santa Icía de Ferrol, que dirigía Manuel Ladra.

Fue alumno del Seminario de Mondoñedo, y posteriormente continuó sus estudios en Santiago de Compostela y en Salamanca. Su ordenación como diácono tuvo por escenario, el pasado año, la concatedral ferrolana de San Julián. Su paso por el seminario mindoniense le ayudó, según sus propias palabras, a «ir queriendo más a esta tierra». Algo a lo que él da una especial importancia, puesto que considera fundamental adentrarse cada vez más en las raíces de la Galicia de la que hoy él forma parte.

Desde la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol se subraya que «durante estos últimos años Jaime ha venido compaginando la tarea formativa con la colaboración en varias parroquias: primero en Santa María del Campo de Ribadeo y, posteriormente, en Santa María de Caranza de Ferrol».