Los ambulatorios del área sanitaria de Ferrol cuidan del 89 % de los contagiados de covid-19

El trabajo se multiplica incluso en los consultorios de concellos pequeños

Pablo Pérez, en el centro de salud de As Pontes, donde hace dobles turnos, a veces con guardias, todas las semanas
Pablo Pérez, en el centro de salud de As Pontes, donde hace dobles turnos, a veces con guardias, todas las semanas

Ferrol

En torno al 11 % de los enfermos de covid-19 en el Área Sanitaria de Ferrol están ingresados en las plantas covid del Hospital Arquitecto Marcide. El resto necesita una vigilancia sanitaria que recae, casi en exclusiva, en los centros de Atención Primaria de la ciudad y de la comarca. Desde la primera ola los más saturados de trabajo eran los más grandes, como Narón o el Fontenla Maristany de Ferrol. El problema es que ahora en lugares pequeños como Mañón, donde solo hay un médico y una enfermera, los aislados por coronavirus se han multiplicado también en estas poblaciones y se dispara la labor asistencial.

Desde el Área Sanitaria de Ferrol recuerdan que actualmente se han contratado a 204 profesionales para reforzar a todos estos equipos saturados por el trabajo del covid. De hecho, los sindicatos médicos confirman que ya no hay más profesionales en las listas de espera a los que llamar. Así las cosas, la tarea se reparte entre la plantilla, que debe doblar turnos muy a menudo.

La enfermería se está encargando de las llamadas a los pacientes que sufren la infección con los síntomas más leves y los médicos llaman a aquellos que necesitan más apoyo. Incluso hay facultativos liberados que están acudiendo al centro de control del covid en el CHUF para aliviar el trabajo y colaborar realizando estas llamadas.

María Jesús López es médico de familia en Neda y asegura que la mayoría de las jornadas salen horas después de que termine su jornada laboral: «Tenemos que hacer seguimiento de crónicos, otras patologías agudas, las urgencias y los enfermos de covid que están en sus casas que, por suerte, son la mayoría». Esta facultativo asegura que muchas jornadas su agenda incluye 50 consultas: «Además tenemos que filtrar telefónicamente las citas presenciales para mantener los circuitos», precisa.

Demora en algunas citas

En Narón el volumen de trabajo también es intenso y los facultativos tienen jornadas muy complicadas: «En el centro de salud de Narón tuvimos agendas de hasta 77 pacientes y aun así había lista de espera para dar citas, a veces estamos desbordados con el trabajo», apunta Matilde Maceira, médico en una de las plantillas más sobrecargadas.

 Pablo Pérez Hermida, médico del centro de salud de As Pontes

 «Empecei ás oito da mañá, teño que facer o turno de tarde, ata as nove, e me quedan dúas visitas a domicilio»

Pablo Pérez Hermida naceu en Narón, pero leva unha década como médico de familia no centro de saúde de As Pontes. Primeiro nos servizos de urxencias e actualmente nunha consulta na que pasa xornadas enteiras, como a do venres: «Empecei ás oito da mañá, teño que facer o turno de tarde, ata as nove, e quédanme dúas visitas a casas de pacientes, unha axenda de 14 consultas presenciais e as que cite das que fago por teléfono», conta pouco despois das tres da tarde, tras rematar o primeiro turno de traballo.

-¿Mellorou a situación da pandemia?

-Aquí estamos un pouco mellor que hai unhas semanas, agora está a terceira ola en pleno, pero nos xa tivemos un pouco antes esta crise, porque foron momentos moi estresantes de moito labor, porque cando hai moitos positivos a cantidade de traballo que se xera é impresionante polo control dos contactos, dos que están na casa, cos maiores, coa tensión que vivimos cada vez que nos poñemos un equipo de protección... A Atención Primaria a verdade é que está tendo que esforzarse moito, hoxe [polo venres] entrei ás oito da mañá e sairei ás nove da noite, porque teño que cubrir o turno dun compañeiro, é algo que asumo voluntariamente, pero é que se non o fago as demoras na atención de pacientes van a ir a máis. Non é a primeira vez, esto facémolo a miúdo pola falta de persoal.

-¿Como de a miúdo?

-Insisto en que é de xeito voluntario, pero eu esta semana é o segundo dobre turno que me toca, pero ás veces incluso hai que sumarlles unha garda, como a semana pasada, co cal entras as oito da mañá e saes ás tres da tarde do día seguinte. Son situacións nas que ves a necesidade e hai que facelo, nos preocupa moito que haxa retraso na atención dos nosos pacientes.

-E que a xente se desespere e xa non consulte...

-Non tanto iso, a xente pode ter medo de vir e retráese un pouco de vir, pero teño que insistir en que os centros están abertos, con control de asistencia para que non se amontone a xente, pero estamos aquí e queremos ver os nosos pacientes. De feito os profesionais de Atención Primaria non estamos a gusto coa chamada telefónica e citamos en persoa ante calquera dúbida. As medidas que se impuxeron co covid teñen a parte positiva que para informes ou trámites non tes que facer vir a xente o ambulatorio, todo é máis áxil, pero estamos desexando retomar as consultas presenciais o cen por cen, porque as preguntas a través do teléfono non sempre nos serven.

-¿Como ve a situación?

-Os sanitarios xa sabíamos que isto ía suceder, sabíamos que si se relaxaban as medidas de seguridade no Nadal chegaría outra ola e a estabamos agardando. Desde o inicio da pandemia sucede continuamente, cando comezan a relaxarse as medidas volve o virus. Iso é algo que emocionalmente nos tensa a todos os traballadores, porque con cada relaxación nas medidas sabemos que volvemos a outra crise.

-Pensa que vai a haber un colapso nos próximos días...

-Non o sei, pero nos da a impresión de que vai ser peor que nas anteriores ondas, porque hai máis cantidade de xente contaxiada, podemos entender que a xente se cansou da situación e se relaxaron as medidas...

-¿Como vai As Pontes?

-Aquí pasamos unha crise gravísima e a xente colleu moito medo, polo que se manteñen as precaucións. A nivel asistencial comezamos o día con axendas de medio centenar de pacientes, pero tamén estamos contentos porque xa nos vacinaron hoxe.

Antonio Otero detecta muchas dudas sobre los aislamientos
Antonio Otero detecta muchas dudas sobre los aislamientos

Antonio Otero, médico

«Todos los médicos de cabecera están saliendo a las tantas»

Antonio Otero es médico y secretario general de la Confederación Estatal Sindicato Médico (CESM). Desde que la curva comenzó su escalada acude al centro de coordinación de covid para ayudar a sus compañeros de Atención Primaria con el seguimiento de los enfermos que están en casa. «Todos los médicos de cabecera están saliendo a las tantas, porque hay mucho trabajo, hasta ahora se acumulaba la labor en ambulatorios con mucha población, pero ahora hay muchos casos en sitios como Pontedeume, Cabanas, Fene o Mañón, donde solo hay un médico y una enfermera, así que están desbordados». Antonio detecta a diario que todavía hay muchas dudas entre las personas que deben estar aisladas y también que hay mucho cansancio pandémico: «Hay infectados que se resisten y te dicen que no puede ser posible, que no se han podido contagiar», cuenta un médico que reconoce que la parte positiva es que apenas ha habido gripes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los ambulatorios del área sanitaria de Ferrol cuidan del 89 % de los contagiados de covid-19