Crímenes que no se olvidan: la joven aspirante a guardia civil asesinada por su ex novio en 2014

Óscar Ferreño, en prisión por matar a Iria García, tiene otras dos condenas por maltrato y por tráfico de drogas en juguetes

Óscar Ferreño durante el juicio celebrado en la Audiencia coruñesa
Óscar Ferreño durante el juicio celebrado en la Audiencia coruñesa

ferrol / la voz

La joven Iria Garcia Bouza, de 28 años, trabajaba en una panadería y estaba preparando oposiciones para acceder a la Guardia Civil. Pero su vida se convirtió en un calvario desde que en diciembre del 2010 rompió la relación que había mantenido durante un año con Óscar Ferreño, un caballista que había tenido sus momentos de gloria cono jinete y que, desde que ella lo dejó, la había estado acosando sin descanso. A mediados de junio del 2012, él se introdujo en la furgoneta en la que ella repartía el pan, la agarró por el cuello y la amenazó de muerte. No era la primera vez, en octubre del 2011 ya había entrado de noche por una ventana en la vivienda de su ex novia, en Xuvia (Narón), y en febrero del 2012 la había introducido a la fuerza en su coche y la intimidó con una navaja. Y no fueron los únicos episodios de violencia, por lo que a mediados de junio del 2012, Iria presentó una denuncia en el juzgado, la policía detuvo a Ferreño y el juez lo dejó en libertad con una orden de alejamiento. Solo cuatro días después, concretamente el 25 de junio, la joven fue degollada cuando salía de casa y se dirigía a su coche. El crimen se cometió al mediodía y todas las sospechas apuntaban a su ex novio, que había huido del lugar en una moto, y no fue detenido hasta cerca de la noche. La Policía lo arrestó cerca de su casa familiar de Brión (Ferrol) -él había alquilado un piso en Narón para estar más cerca de Iria-, donde tenía una explotación equina, después de que su padre lo convenciera para que se entregase, confesó el crimen e ingresó en la prisión de Teixeiro. Un jurado popular lo declaró culpable de asesinato y la Audiencia de A Coruña lo condenó en junio del 2014 a 18 años y tres meses de prisión por un delito de asesinato y otro de quebrantamiento de la orden de alejamiento, además de imponerle la prohibición de residir en el municipio de Narón durante 27 años y seis meses. En la sentencia se consideraba probado que atacó a Iria por sorpresa por la espalda y le asestó varios cortes en el cuello con un cuchillo que nunca apareció.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Crímenes que no se olvidan: la joven aspirante a guardia civil asesinada por su ex novio en 2014