Nathalie Pineda: «Hubo momentos en los que no tenía nada que cocinar para mis tres hijos»

B. a. FERROL / LA VOZ

FERROL

CESAR TOIMIL

La dura experiencia de una mujer de 31 años tras quedarse sin trabajo en la pandemia

06 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace apenas unos meses Nathalie Pineda Benítez se levantaba cada mañana con la misma angustia: no tenía trabajo y la despensa vacía. En Cruz Roja no solo encontró apoyo económico, sino un plan para comenzar laboralmente y sobre todo para recuperar seguridad en sí misma. «Trabajaba en lo que podía, en limpieza, en el cuidado de mayores... Pero llegó la pandemia y me quedé sin nada y no tenía ahorros, así que hubo momentos en los que no tenía nada que cocinar para mis tres hijos», asegura esta mujer de 31 años y de origen colombiano que tiene dos hijos de 12 y 13 años, además de una pequeña de 3.

 Nathalie llegó a Ferrol en el 2018, porque aquí tenía una tía, precisamente la que la animó a acercarse a los servicios de ayuda de Cruz Roja: «La pandemia me afectó muchísimo, yo en mi país era asistente contable, pero aquí no encontraba nada, por eso entrar en el plan de formación de Cruz Roja ha sido algo muy bueno, porque he aprendido cosas que sirven para trabajar en la limpieza de forma profesional y estoy haciendo prácticas en una empresa, donde puede que me contraten», explica optimista, aunque no olvida el trance en el que estaba hace poco tiempo. «Tanto yo como los niños estábamos agobiados económicamente, vernos sin pagar el alquiler, los alimentos... Nos han ayudado con eso y nos han dado apoyo emocional para continuar con la vida».