Despedida desde la distancia a la F-105 ante otro despliegue marcado por el covid

Manuel Arroyo Alves
Manuel Arroyo FERROL

FERROL

La fragata Cristóbal Colón estará más de cinco meses fuera de su base al mando de una flota de la OTAN con estrictas medidas a bordo frente al coronavirus

03 nov 2020 . Actualizado a las 21:27 h.

Las medidas anticovid marcaron la despedida de otro buque de la Armada en el Arsenal Militar de Ferrol. Con un acto breve, sin apenas familias en el muelle y estrictas pautas restrictivas, la fragata Cristóbal Colón (F-105) puso rumbo al Mediterráneo donde se integrará próximamente como buque de mando de la flota número dos de la OTAN (SNMG-2). Si fuese una situación normal, la fragata enfilaría la bocana de la ría con la música de fondo de la banda del Tercio y cientos de allegados saludando desde tierra, máxime cuando lo que viene por delante es un despliegue de los largos, porque la quinta F-100 permanecerá fuera de su base hasta abril. Pero la situación sanitaria actual obligó a los militares a empezar el operativo hace ya días con una cuarentena a bordo una vez realizadas las PCR que garantizaban un barco libre de covid-19.

En los próximos cinco meses, la dotación no podrá pisar tierra en los puertos que amarre el buque. Con suerte, en alguna ocasión les habilitarán un espacio no más allá de la eslora del buque para pisar suelo firme.

Relevo de la Álvaro de Bazán

La F-105 navega en demanda del puerto griego de Souda, adonde está previsto que llegue en una semana. Será allí, y no en el puerto turco de Aksaz, donde finalmente dé el relevo a la fragata Álvaro de Bazán (F-101) al frente de la flota aliada. Desde el pasado junio, hasta el próximo 1 de julio del 2021, España ostenta el mando de la agrupación que recae en el contraalmirante español Manuel Aguirre, que, según informó la Armada, embarcará con su Estado Mayor a bordo de la Cristóbal Colón.