El covid obliga a adelantar los preparativos del día de Difuntos

El cementerio de Catabois abrirá antes para los floristas, a fin de evitar aglomeraciones


Ferrol

La tradicional celebración de los días de Todos los Santos y Difuntos también se verá afectada este año por la situación sanitaria derivada de la pandemia del covid-19. Hay que evitar las aglomeraciones que habitualmente se registran en esas fechas en los cementerios, y en esa línea viene trabajando el Concello de Ferrol desde hace varias semanas, y también las propias floristerías, que están recomendando a sus clientes que adelanten los encargos o incluso que opten por flor artificial.

La concejalía de Servicios del Concello ferrolano, al frente de la que está temporalmente el edil Julián Reina, ya mantuvo una reunión con responsables de las floristerías de la ciudad, con el fin de articular medidas tendentes a evitar esas aglomeraciones. Dichas medidas se enmarcan en un protocolo específico para los últimos días de este mes y los primeros de noviembre, en el que se ha comenzado a trabajar hace dos semanas y que todavía no está cerrado.

Lo que sí se ha definido es que los días 30 y 31 de octubre y el 1 de noviembre, el cementerio de Catabois abrirá las puertas a las 7.30 horas, pero solo los floristas podrán ir para colocar los arreglos florales que sus clientes les hayan encomendado. El Concello ya dispone de un listado de los establecimientos del ramo existentes en la ciudad, que tendrán que comunicar de forma anticipada el horario y las personas que van a acudir a decorar las sepulturas.

De cara al público en general, la necrópolis de Catabois mantendrá el horario habitual de lunes a sábado de nueve de la mañana a seis y media de la tarde, mientras el domingo 1 de octubre, que normalmente se cierra a las dos de la tarde, en este caso seguirá abierto también hasta las 18.30, porque precisamente es el día de Todos los Santos.

Las que también estarán vigentes son las normas actuales derivadas de la pandemia, como es la utilización de mascarillas faciales y la desinfección de las manos con hidrogel, además de acudir en grupos muy reducidos.

Control de aforo en las tiendas

Por su parte, las floristerías también tienen en marcha medidas orientadas a evitar contagios en sus establecimientos. Cada negocio establece las suyas propias, pero todos coinciden en el control de los aforos. En esta línea, la floristería Sedes, con dos tiendas, ha limitado el número de entregas por día, de forma que en la situada en la carretera de Castilla 393, cerca del puente de As Cabras, solo atenderá a 60 personas por día para recoger los encargos, mientras que en la de Carretera de Castilla 96, podrán hacerlo 50 clientes. Estas medidas se aplicarán los días 30 y 31 de este mes, y el 1 de noviembre. Las entregas se efectuarán por la zona del almacén, para evitar que la gente se acumule en la tienda.

El responsable de esta floristería, José Sedes, explica que los interesados tienen que realizar los encargos de arreglos florales lo antes posible -ellos no los llevan al cementerio-, sobre todo en el caso de los de flores artificiales, que puede tenerse en casa con antelación.

Por su parte, Raquel Pillado, de La Florista del Castillo, manifiesta que en su tienda tienen limitado el aforo a ocho o diez personas como máximo, y que se habilitará un único mostrador para encargos y recogidas. Su recomendación es que lo hagan lo antes posible e incluso que este año excepcional opten por las flores artificiales.

Luis Fuentes, titular de la floristería Real, de Ares, también explica que en su tienda se recogerán encargos hasta el día 24 de octubre y que, a partir de ahí, la gente se arriesga a tener que conformarse con lo que quede, si es que queda.

Se avecinan días de un intenso trabajo y en algún caso con refuerzo de la plantilla

Carmela López

Las fechas previas al día de Difuntos son la época fuerte del año de las floristerías, con mucha diferencia al resto de los meses. Pero tampoco pueden trabajar con mucha antelación, porque la flores son muy delicadas y hay que servirlas frescas. De ahí que, sabiendo la labor que se les acumula a los negocios del sector, lo único que pueden estar haciendo ahora es recoger los pedidos, programar las entregas y encargar el material. Luis Fuentes, de la floristería Real, de Ares, es uno de los que tendrán que trabajar a destajo para atender sus encargos. Este florista, que lleva 21 años en el sector y está solo en su tienda, ya se ocupa durante todo el año de colocar los adornos de 120 sepulturas del cementerio de Ares y calcula que este fin de mes tendrá que hacer frente a unas 200. «Comenzaré el día 28 con los crisantemos y los claveles, que son los que más aguantan, y las jardineras las colocaré la madrugada del día 31, porque esa noche nos dejan el cementerio abierto».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El covid obliga a adelantar los preparativos del día de Difuntos