La F-105, del mando de operaciones aéreas a buque insignia de la OTAN

Participa en unas maniobras de los tres Ejércitos y relevará a la F-101

La Cristóbal Colón, en el ejercicio «Eagle Eye»
La Cristóbal Colón, en el ejercicio «Eagle Eye»

Ferrol

La fragata Cristóbal Colón (F-105) acomete ya el intenso calendario que la mantendrá lejos de su base en Ferrol buena parte de los próximos meses. Tras haber superado, en julio, el período de Calificación Operativa en la base de Rota y en aguas del golfo de Cádiz, la más moderna de las F-100 regresó al Arsenal ferrolano la primera semana de agosto, antes de poner rumbo, de nuevo, al sur. Así, el sábado pasado se hizo a la mar para participar en el ejercicio Eagle Eye 20-03, una acción operativa periódica en la que confluyen unidades del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire y que en esta ocasión se desarrolla en aguas del suroeste de la Península, desde el pasado lunes hasta hoy. Involucra a cerca de 900 militares asignados al Mando Operativo Aeroespacial (MOA) en simulacros de vigilancia y defensa del espacio aéreo en un escenario de crisis internacional y que en julio del año pasado se realizó, por primera vez, en zonas de Ferrolterra y Ortegal, entonces con la Blas de Lezo (F-103) como buque de referencia. Ahora es la Cristóbal Colón la que aporta la capacidad de detección, identificación y defensa aérea gracias a su sistema AEGIS y el radar multifunción SPY-1D -integrados en las fragatas de la serie enmarcada en la 31.ª Escuadrilla- que la optimizan como buque de mando y control en situaciones conflictivas de alta y media intensidad. De hecho, su siguiente destino será el Mediterráneo para ponerse al frente de la flota número dos de la OTAN SNMG-2. No obstante, regresará primero a Ferrol antes de dirigirse hacia la fuerza naval aliada que actualmente tiene como unidad insignia a la Álvaro de Bazán (F-101). A su incorporación, la F-105 tomará el testigo en el puerto turco de Aksaz y permanecerá al frente de la flota hasta la primavera. Fuentes de la Armada han confirmado que el siguiente buque en tomar el mando -durante el año que corresponde a la Armada Española- será la Méndez Núñez (F-104). Precisamente esta última fragata, que el año pasado completó uno de los despliegues más exigentes al circunnavegar el planeta en solitario, cerró un período de nueve meses de obras y acometió en la última semana su rearme de cara a sus próximos compromisos.

Al encuentro del Patiño

Al mismo tiempo que la F-105 zarpaba hacia Rota, el buque logístico Patiño (A-14) hacía lo propio el sábado pasado con apenas unos minutos de diferencia. También se integrará en la mencionada agrupación permanente de la OTAN, con la que operará hasta el mes de diciembre. El barco amarró en la base de Rota en la mañana del martes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La F-105, del mando de operaciones aéreas a buque insignia de la OTAN