La Cocina Económica se somete a  obras para recuperar el diseño original de Ucha

beatriz antón FERROL / LA VOZ

FERROL

Un armazón de andamios rodea la Cocina Económica, en cuya cubierta trabajan ya los obreros
Un armazón de andamios rodea la Cocina Económica, en cuya cubierta trabajan ya los obreros CESAR TOIMIL

El edificio lucirá en apenas dos meses las buhardillas y los pináculos del alzado que firmó hace un siglo el maestro del Modernismo

02 jun 2020 . Actualizado a las 10:08 h.

La maestría que el arquitecto Rodolfo Ucha Piñeiro exhibió en la Cocina Económica de Ferrol hace un siglo se vio enturbiada a finales de los años noventa, cuando una desafortunada reforma de la cubierta se llevó por delante algunos de sus más preciados elementos ornamentales. La entidad que preside Antonio Tostado llevaba tiempo queriendo enmendar aquel entuerto, y ahora, gracias a una jugosa aportación económica inyectada desde Europa, por fin lo ha conseguido.

La ayuda, procedente de los fondos Feder -que asciende a casi 90.000 euros, lo que supone un 80% de los 110.000 del coste total de la actuación-, ha permitido iniciar las obras de reforma de la cubierta, donde a lo largo de los dos próximos meses se recuperarán algunos de los elementos más característicos del boceto original de Ucha. La arquitecta Patricia Filgueira se ha fijado en esos planos de alzado primitivos para diseñar una reforma que incluye dos buhardillas y otros tantos pináculos en el tejado, donde también se cambiarán las tejas, sustituyendo las actuales, de forma curva, por otras de cerámica planas, procedentes de Alicante. Además, en el tejadillo que corona la entrada principal se colocará un revestimiento de escamas de zinc, muy características de la arquitectura de principios del siglo XX, y se recuperará una cerchería ornamental de hierro.

El proyecto de reforma de Patricia Flgueira recupera los elementos del diseño original de Ucha
El proyecto de reforma de Patricia Flgueira recupera los elementos del diseño original de Ucha

Filgueira destaca que estos elementos servirán para «dar presencia» al edificio y otorgarle «verticalidad». Pero la actuación también mejorará la funcionalidad y la seguridad del inmueble, puesto que las buhardillas permitirán la entrada de luz natural al bajo cubierta, y las obras en la cubierta conllevará la retirada de varias placas de amianto.