Los veterinarios ofrecen equipos y una larga experiencia para tratar el covid-19

«Hay compañeros que son unos cracs en coronavirus y no se aprovechan sus conocimientos: el Fernando Simón alemán es un veterinario», cuenta Javier Balado, presidente del Colegio de Veterinarios de A Coruña y que trabaja en el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de Oleiros


Ferrol / la voz

El coronavirus que ha generado la pandemia es un pariente muy cercano a virus que los veterinarios están más que acostumbrados a tratar en perros, gatos, cerdos y otros animales. De hecho, en las primeras semanas de la crisis más de 150 médicos veterinarios se incluyeron como voluntarios para trabajar en primera línea y muchos aportaron su material por si se necesitaba en la pandemia. «Finalmente no fue necesario, pero hicimos llegar a la Xunta un inventario con respiradores y otros aparatos que podíamos prestar, porque los que usamos nosotros no son muy diferentes a los necesarios para los humanos», explica Javier Balado, presidente del Colegio de Veterinarios de A Coruña y miembro del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Oleiros.

Balado asegura que el sistema actual margina los conocimientos que pueden aportar y que son trascendentales: «En el resto de Europa los veterinarios forman parte de los consejos o equipos que manejan estas crisis, porque el sistema de salud pública incluye el cuidado de los animales que nos acompañan como mascotas y que pueden transmitirnos muchas enfermedades, y los que llegan a nosotros a través de la cadena alimentaria», apunta, y rememora grandes problemas de salud pública de los últimos años, como las vacas locas o la listera.

«Si alguien sabe de microbiología, de inmunología y de zoonosis somos sin duda los veterinarios, cuando se habla de inmunidad de rebaño está claro que la terminología que se está usando es la veterinaria», detalla el responsable de un órgano colegial que tiene previsto realizar campañas de difusión de contenidos a la población en general. «Sabemos que el coronavirus se puede transmitir a gatos, perros o visones, pero aún no se han realizado las pruebas necesarias para saber cómo evolucionará la pandemia por esa vía de transmisión», alerta sobre uno de los muchos campos que considera que debe estudiarse.

Los veterinarios tenían perfectamente estudiado el empleo de los trajes de protección por su contacto con una amplia variedad de coronavirus: «El uso generalizado de mascarillas, batas o calzas pueden ser algo relativamente nuevo en los centros hospitalarios, pero nuestros colegiados saben que no se puede entrar en ninguna granja de porcino sin estos elementos». Aun así, en la pandemia han sufrido bajas: «Nos consta que algunos compañeros de la provincia de A Coruña se han contagiado, pero creemos que ninguno ha desarrollado la enfermedad con síntomas graves», precisa sobre una pandemia que también ha originado ERTES en grandes clínicas y afectado mucho a los compañeros que trabajan por cuenta propia, que son la mayoría de los profesionales de la provincia.

«Somos los primeros en sufrir la crisis y los últimos en salir»

B. a.

Los veterinarios que cuidan a grandes animales tampoco han parado durante la pandemia

Miguel Alonso Lamelas lleva 25 años cuidando de grandes animales, la mayoría de ganaderías de Abegondo, Órdenes y Carral, donde no ha dejado de trabajar en la alerta sanitaria. «Varios miembros de una de las familias cuyo ganado atiendo cayeron enfermos e incluso falleció uno, pero hemos seguido acudiendo a sus casas, aunque tomando precauciones», explica sobre una pandemia cuyas consecuencias económicas se van a sentir mucho en su día a día. «En el campo, en el sector ganadero, dentro del que me incluyo, somos los primeros en sufrir la crisis y los últimos en salir de ella», dice este veterinario sobre unas explotaciones en las que ha visto cómo se ha pasado de pagar la carne a 2,80 a 0,80 en caso de piezas de buey o vaca vieja». Ni él ni sus clientes han parado, porque los animales seguían teniendo necesidades. «Los restaurantes han estado cerrados y el consumo de las familias se orientó hacia carnes como el pollo, pero en el campo hay personas que están cuidando ganado que no saben cómo van a colocar», afirma un profesional que contesta mientras trabaja pese a ser fin de semana.

Seguir leyendo

«En la inspección de los mataderos no ha habido parón»

B. A.

La labor de los inspectores veterinarios de salud pública comprende una vigilancia muy amplia

María López Junquera lleva la clínica Valdoncel de Betanzos junto a otro veterinario y además desde 1999 realiza sustituciones en la inspección veterinaria de los mataderos. En la última pandemia le tocó reemplazar en Santiago a un compañero que no podía arriesgarse a un contagio y precisa que en este campo no ha habido parón, porque es fundamental para la seguridad de la cadena alimentaria. «Como el resto de los sanitarios al principio las mascarillas y los elementos de protección eran más escasos, pero se ha seguido con la labor diaria», explica sobre el cometido de un puesto que se denomina inspector veterinario de salud pública de mataderos y cuya misión es esencial para la salud, pero también un poco invisible para el gran público. «En cada matadero hay varios veterinarios permanentemente y es personal esencial, es decir, estas plazas se han seguido manteniendo y cubriendo durante el estado de alarma, porque este trabajo no se puede dejar de hacer», detalla María sobre una tarea que abarca la inspección de toda la cadena de sacrificio: «De las condiciones de bienestar animal de los que llegan al matadero; de su estado; de cómo se hace el sacrificio; de la inspección post morten de las carnes y que el marcado sanitario se realice de forma adecuada, también se mira si la procedencia de los animales es de granjas autorizadas», detalla sobre un trabajo que previene de muchas enfermedades a los consumidores.

Seguir leyendo

Veterinaria e ignorancia

Jorge J. Díaz Sánchez

Increíble el espectáculo de malicia-noticias mofándose de la profesión veterinaria. Ante este despropósito me gustaría puntualizar varias cosas. Al comienzo de la crisis del covid-19 muchos veterinarios clínicos cedieron su material de protección a la sanidad pública y en algunos lugares, como en Madrid, fue requisado por las autoridades. También se cedieron en alguna zona los respiradores siempre que fuesen adecuados para su uso en humanos. Se realizaron en toda España listas de voluntarios para reforzar puntos como la toma de muestras para las pruebas, trabajo de laboratorio y otras labores sanitarias.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los veterinarios ofrecen equipos y una larga experiencia para tratar el covid-19