Los MacGyver de la alerta sanitaria: un día para apantallar los ambulatorios

El covid-19 ha multiplicado la tarea de los trabajadores de mantenimiento del CHUF


Ferrol / la voz

El covid-19 ha trastocado casi todos los servicios del área sanitaria y no solo los que llevan bata blanca. Los uniformes azules, los empleados del departamento de mantenimiento, no han parado: desde colocar pantallas a abrir nuevas ucis o salas para urgencias, revisar aparatos eléctricos y una larguísima lista de tareas, todas urgentes y claves para proteger contra la pandemia. Algunas jornadas han tenido que buscar soluciones rápidas y efectivas al más puro estilo MacGyver y en muchos casos se convirtieron en velocistas de la máquina de herramientas.

Andrés Rey es ingeniero técnico y forma parte de un equipo que fue capaz de instalar mamparas en los 29 centros de salud en una sola jornada para reducir al máximo las exposiciones al virus: «Nos dividimos en tres furgonetas cinco personas y pudimos con el trabajo, hay que decir que los compañeros se quedaron las horas que hicieron falta, aquí no hubo festivos por Semana Santa, ni Chamorro ni nada», cuenta sobre una temporada que está siendo intensa y llena de retos.

En pocas horas hubo que acondicionar las dos unidades de cuidados intensivos que se crearon en el Marcide y en el Naval cuando comenzaron a incrementarse el número de casos graves. Casi al mismo tiempo fue necesario instalar otra área intermedia para pacientes más estables de covid-19 y en este trabajo no solo se colocaron paneles para separar camas, sino que fue preciso comprobar cada uno de los aparatos o mecanismos, por ejemplo, de las camas para que estuviesen listas para funcionar en cualquier momento.

Boxes para separar camas

La creación de boxes para separar camas en ucis y en urgencias o el cambio de sitio de equipos consumieron muchas horas porque fue una tarea casi constante. «Intentamos hacer una distribución funcional, localizar los sistemas más rápidos para instalar, porque había que tener en cuenta las distancias, solo ir a Cariño para poner las mamparas en los mostradores de atención a pacientes ya implica una hora al volante», explica Andrés.

Los primeros días el apantallamiento de espacios fue prioritario, pero la carga de trabajo no cesó, ya que casi de forma inmediata llegó la ampliación de locales como, por ejemplo, para el crecimiento del laboratorio de Microbiología o el montaje de la carpa para toma de muestras en el hospital Novoa Santos. «Quedó lista en un fin de semana», explica el responsable de un departamento que acaba de estrenar móvil y siempre anda con la batería baja. «Han sido muchas llamadas cada día, pero creo que lo hemos llevado bien, hemos cumplido», dice sobre una tarea que se suma a las peticiones habituales de un hospital que reconoce que siempre está en movimiento.

Los 45 integrantes de este departamento están acostumbrados a trabajar en espacios sensibles y por eso les ha costado poco adaptarse a las mascarillas y los trajes de protección: «Ya sabemos que en aras de la seguridad nos tenemos que disfrazar un poco para nuestro trabajo», reconoce un ingeniero al que los trajes también le han obligado a azuzar el ingenio para la puesta en marcha de nuevos vestuarios anticovid en el Naval y un sistema seguro para almacenar los equipos de protección sin que se contaminen como colgadores para mascarillas y las nuevas pantallas que se han ido incorporando en esta pandemia y que hasta ahora no se usaban en tantos espacios ni en tanta cantidad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Los MacGyver de la alerta sanitaria: un día para apantallar los ambulatorios