Ferrol

Ferrol estrenó la primera jornada laboral del estado de alarma con normalidad y también cierta actividad. En las carreteras, bastantes coches. Y por las calles, un goteo de peatones aislados, algunos con perros, una barra de pan bajo el brazo o a paso apresurado de camino a su puesto de trabajo. Aunque el flujo de circulación hacia el centro de la ciudad se ha visto mermado considerablemente, los coches ocupan prácticamente todas las plazas de aparcamiento en superficie de A Magdalena. Y la ausencia de rotación por la suspensión de las clases y el cierre de buena parte de la actividad comercial hacían aún difícil, como a diario, encontrar un hueco para estacionar. 

La alarma por el coronavirus no consiguió parar la principal obra en curso en la ciudad, la remodelación de la plaza de Armas. Excavadoras, volquetes y operarios aporreando adoquines en la calle de la Tierra ponían la banda sonora habitual de la última semana al corazón de la ciudad. Y también eran visibles trabajos en otros puntos como en la calle San Diego o servicios de limpieza en portales del centro de la urbe naval.

En la calle del Sol un trabajador se afanaba en la descarga de un gran palé de mercancía dese un camión, cargado de paquetes de papel higiénico, frente a un supermercado, minutos antes de abrir al público. Y tanto en Ferrol como en Narón, puertas abiertas en negocios como panaderías, tiendas de alimentación y también algunos talleres de reparación de vehículos y reposición de neumáticos. 

A la hora de apertura del hipermercado Alcampo ya había gente esperando para entrar. Una vez dentro, solo se permite el acceso a las secciones de alimentación, productos básicos y tecnología, mientras las demás -como textil, menaje o repuestos- se encuentran acordonadas para evitar el acceso de los clientes. Además, personal del establecimiento está dispuesto por las instalaciones para dirigir y orientar a los compradores.

En el Concello de Ferrol, escasa actividad. La entrada ha quedado restringida al acceso por el registro. Y una vez allí, los escasos vecinos que se acercaron esta mañana a realizar gestiones eran recibidos en esas dependencias, las únicas a las que se permitió el acceso. 

Asimismo, las patrullas de los cuerpos de seguridad continúan los controles en las carreteras. A lo largo de esta mañana. La Guardia Civil dispuso tres patrullas en la rotonda de Pontedeume, y también desplazó efectivos en la rotonda de Catabois y en San Sadurniño, para comprobar si los desplazamientos que se efectuaban eran acordes con las restricciones establecidas por el estado de alarma.

Endesa

En la central térmica de As Pontes, el Grupo 1 ha estado en operación todo el fin de semana, pero se ha desacoplado esta misma mañana, según indican fuentes de la compañía eléctrica. Asimismo, informan de que el 50 % de la plantilla permanece en sus domicilios.

La central de ciclo combinado no está en producción. La totalidad del personal del turno de operación está en la planta; del resto de la plantilla, un tercio está presente y dos tercios se encuentran en sus domicilios.

En la obra de transformación de la central térmica de carbón está trabajando todo el personal, pero se han maximizado las medidas preventivas para proteger la salud de las personas.

Reganosa

Reganosa ha tomado en los últimos días una serie de medidas e implantado un conjunto de protocolos avanzados que «garantizan el correcto e ininterrumpido funcionamiento» de la terminal de gas natural licuado de Mugardos.

Toda la plantilla no crítica del centro está en casa trabajando a distancia y la que opera la terminal está sometida a unas instrucciones que afectan tanto a su ámbito laboral como al personal para evitar contagios y, en su caso, minimizarlos al máximo.

Para cumplir con las obligaciones que el real decreto de alarma establece para los operadores críticos del sistema, «Reganosa tomará todas las medidas adicionales que en el futuro sean necesarias para garantizar la disponibilidad de energía a la población en cualquier escenario».

Navantia reducirá «al máximo» la presencia de trabajadores en Ferrol y Fene

R.P.P., B.C.
Astillero de Navantia en Ferrol, en una foto de archivo
Astillero de Navantia en Ferrol, en una foto de archivo

Solo se finalizarán los trabajos de reparación de dos buques y se aplazan los contratos pendientes

Los astilleros de Ferrol y Fene de Navantia adoptarán también medidas excepcionales por el coronavirus. No será un cese de actividad, pero sí se aplicará una importante restricción que afectará, especialmente, a las áreas de producción y que supondrá la reducción del acceso al astillero «al máximo». El grupo público anunciaba este mediodía que adaptaría su actividad para hacer frente a la crisis sanitaria adoptando las medidas «excepcionales y por tiempo limitado» que se consideren precisa. Se mantendrá la actividad en aquellos departamentos que no requieran presencia física, empleando medios de conexión a distancias e informáticos para ello. Pero desde mañana lunes, la presencia en el centro de trabajo se limitará a los trabajadores asociados a actividades consideradas como «imprescindibles o esenciales». De cuáles se trata, lo decidirá la dirección de cada centro de trabajo, que, según la empresa, lo comunicará, si no lo ha hecho ya, a los trabajadores a lo largo de esta jornada.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Ferrol arranca la jornada con obras en marcha y bastante tráfico