La pasarela de Santa Mariña se abre al paso tras una década de reivindicaciones

La nueva infraestructura conecta este barrio ferrolano con el Ensanche A


Ferrol

Tras más de una década de reivindicaciones, los vecinos de Santa Mariña y el Ensanche A celebran el fin de las obras de la nueva pasarela peatonal que une ambos barrios y que hoy quedará abierta al paso de viandantes. «Ya era hora», manifestaba ayer a este periódico la presidenta de la asociación de vecinos de Santa Mariña, María Rivera, añadiendo que ahora seguirán luchando por la reparación del talud de la trinchera del ferrocarril, que mantiene cortada al tráfico rodado desde hace años la calle Loureiro. Por su parte, Rafael Leira, presidente vecinal del Ensanche A, también se muestra satisfecho con la apertura de la nueva pasarela, aunque considera que es «demasiado impresionante para pasar las personas» y que, con una estructura más modesta, se podría destinar parte de lo invertido a mejorar las calles de ambos barrios.

La nueva pasarela peatonal fue construida por la empresa Arias Infraestructuras, con una inversión de 626.525 euros. Se trata de una gran estructura que permite salvar la trinchera por la que discurren los trenes y que cuenta con una rampa que permite el acceso a personas con movilidad reducida.

El mal estado de la vieja pasarela de hormigón, que en principio estaba previsto derribar, pero que ahora se mantiene en pie, había motivado protestas vecinales, seguidas de concentraciones que comenzaron en el año 2013 y se mantuvieron a lo largo del tiempo. Un año después, concretamente en octubre del 2014, el Gobierno central anunciaba con sus presupuestos del Estado una importante actuación, consistente en la demolición de la actual pasarela y la construcción de un nuevo paso no solo para peatones, sino también para la circulación rodada. Así lo confirmaba el entonces alcalde, el popular José Manuel Rey Varela, asegurando que el Concello ya tenía en contratación los pliegos para redactar el proyecto, para el que los presupuestos del Estado tenían consignados para este fin 1,2 millones de euros, dentro del capítulo de inversión para la supresión de pasos a nivel. Pero el citado proyecto no se aprobó hasta mayo del 2015, en la antesala de las municipales, porque fue necesario esperar por la autorización del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), y en ese momento se especificó que los 1,2 millones serían aportados a partes iguales entre el Ministerio de Fomento y la administración local.

Sin corte de cinta

Con el cambio de gobierno en la plaza de Armas, esa importante intervención se quedó en el aire. Y no fue hasta octubre del 2017 cuando el pleno aprobó por unanimidad, a propuesta del BNG y con los vecinos de Santa Mariña presentes, la construcción de la nueva pasarela, solo para peatones. Pero todavía hubo que esperar hasta la aprobación de los presupuestos municipales del 2018, los únicos de la etapa de gobierno de Ferrol en Común, para habilitar la partida necesaria para ejecutar las obras, que dieron comienzo poco antes de las elecciones municipales de mayo del año pasado.

Mientras tanto, la vieja pasarela continuó deteriorándose, hasta el punto de que incluso estuvo cerrada al tránsito. En junio del 2018, atendiendo un requerimiento del Concello, repuso las barreras de protección del puente, a fin de garantizar la seguridad de los usuarios.

La nueva pasarela se estrenará hoy, sin corte de cinta inaugural, pero con la presencia de responsables municipales y representantes vecinales a las 10.30 horas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La pasarela de Santa Mariña se abre al paso tras una década de reivindicaciones