Las luces que colorean el Cantón

Parte de las luminarias de la alameda cambian continuamente de tono mientras otras lo mantienen fijo


ferrol / la voz

Un arcoíris luminoso sobrevuela cada atardecer la cabeza de quienes transitan por el Cantón. Cuando el día se apaga se enciende un repertorio multicolor que pocos advierten. Y las farolas que alumbran el paseo que discurre frente a la zona de las terrazas y la Praza da Constitución comienzan a acompañar al caminante con sus distintos tonos. La luz principal que arroja en vertical es blanca. Pero hacia arriba las luminarias cuentan con un plato en forma de disco que rebota un halo secundario que admite todos los tonos del espectro cromático.

Las farolas con retroiluminación de color se instalaron a principios del pasado año. Y desde hace meses muestran toda su potencialidad. Inicialmente concebidas para poder adquirir distintos tonos en función de la hora del día o de la ocasión, cada noche estas farolas muestran una iluminación aparentemente aleatoria. Las hay que mantienen fijo el tono mientras otras exhiben en bucle un baile cromático que recorre todo el abanico cromático: amarillo, anaranjado, rojo, rosa, magenta, malva, violeta, añil, turquesa, azul, verde lima, esmeralda... Y sí, también blanco.

Tanto la intensidad de la luz como el color de estas farolas inteligentes pueden ser controlados de forma individual y a distancia. La intención era poder adaptarse a circunstancias especiales. Y el plan de mobiliario urbano de A Magdalena proponía, por ejemplo, que en Semana Santa se pudiese iluminar la zona de morado o marcar el itinerario de las procesiones, aunque por el momento su cometido es meramente ornamental y su cromatismo no responde a un criterio específico.

En el anterior mandato se invirtieron 161.674 euros en la instalación de 56 puntos de luz, parte de ellos sostenidos por báculos curvos y otros, dispuestos en catenaria, es decir, suspendidos por cables. Ambas modalidades respetan la tipología indicada en el plan de mobiliario urbano diseñado para A Magdalena.

El coste: 161.674 euros

El Concello invirtió el pasado mandato este presupuesto en la adquisición e instalación de 56 puntos de luz inteligentes.

Un proyecto pendiente de la ejecución de otras dos fases más

la voz

Las farolas multicolor del Cantón formaron parte de una primera fase de renovación del alumbrado en el Cantón, llevada a cabo en el anterior mandato. Entonces se anunciaba que el plan afectaría a todo el recinto y se preveía la inversión de unos 667.000 euros en total, que serviría para renovar 173 puntos de luz, cambiándolos por tecnología led, para ahorrar energía y mejorar su eficiencia.

Por el momento, el actual gobierno local no ha anunciado si tiene previsto dar continuidad a este proyecto. Su antecesor contemplaba en una segunda fase, la más costosa, la mejora de la zona del Cantón bajo -el más cercano a la carretera de circunvalación- y la alameda de Suanzes, por 303.000 euros. Y dejaba para una tercera la iluminación de los jardines de las Angustias, valorada en otros 172.000.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Las luces que colorean el Cantón