La Antonio de Escaño cumple 25 años a la vanguardia formativa de la Armada

En la academia castrense con mayor número de alumnos se imparten unos 200 cursos

El rey Juan Carlos presidió la inauguración de la escuela el 17 de octubre de 1994
El rey Juan Carlos presidió la inauguración de la escuela el 17 de octubre de 1994

Ferrol

Un cuarto de siglo atrás, en pleno despegue de las nuevas tecnologías, la hoy Escuela de Especialidades Antonio de Escaño abrió su primer curso académico con la mirada puesta en el futuro.

A la presentación oficial de las flamantes instalaciones de la entonces Escuela de Energía y Propulsión (Esepa) asistió una comitiva encabezada por el rey Juan Carlos y fue seguida por miles de personas en la ciudad. Así recogía la jornada «histórica» la crónica de La Voz de Galicia: «Pese a ser un día laborable, un sector de la ciudadanía se movilizó, asomándose al paso de la comitiva por las inmediaciones de la Escuela de Energía y Propulsión de Caranza. Por la tarde, la presencia de los ferrolanos se tornó mucho más ostensible, congregándose un extraordinario gentío en la plaza de Armas».

Algo que atestiguan también las fotografías de aquel día de celebración, con un consistorio rodeado de gente y una plaza llena hasta la bandera. Junto al entonces monarca, el director de la Escuela, Manuel Sánchez-Moraleda; el alcalde de Ferrol, Manuel Couce Pereiro; el presidente de la Xunta, Manuel Fraga; el ministro de Defensa, Julián García Vargas, y el delegado del Gobierno, Domingo García-Sabell, entre otras autoridades civiles y militares, centraban las miradas de una ciudad que a partir de entonces acogería el mayor centro didáctico de la Armada.

En aquel curso inaugural de 1994, del que ahora se cumplen 25 años, había 450 alumnos. Solo seis eran mujeres. Pero la inminente supresión del servicio militar obligatorio, la mili, abría la puerta a la profesionalización de las Fuerzas Armadas. Por la Escaño pasaron desde entonces miles de hombres y mujeres para su formación técnica, capacitación y especialización.

Actualmente, los recursos humanos del centro están compuestos por 300 personas, la mitad de ellas docentes, dirigidas por el comandante director Manuel Aguirre González. En sus 18 hectáreas de parcela se ubican 56.000 metros cuadrados edificados destinados a aulas, laboratorios, bibliotecas, servicios, residencia y deportes. Se imparten cerca de 200 cursos diferentes para oficiales, suboficiales y marinería de la Armada junto a otros del Ministerio de Defensa, con un cuadro docente integrado por profesores militares y civiles, pertenecientes a la Xunta de Galicia y la Universidade da Coruña.

El centro se construyó con la premisa de emplazar todo el adiestramiento en tierra, economizando el gasto en buques y su mantenimiento. El primer paso hacia ese tipo de formación llegó con el salto informático y los barcos de nueva construcción, ya provistos de controles de plataforma a mediados de los noventa, que permitían el empleo de simuladores.

La Escaño, que tiene sus orígenes en la Escuela de Maquinistas del Arsenal, creada por la Reina Isabel II en 1850, sigue hoy a la vanguardia de la formación integral e innovadora de los alumnos.

«Parecía más un campus universitario que una escuela militar» 

M. A.

En 1975 pisó Ferrol para hacer un curso y se quedó «prendado» del destino. Manuel Sánchez-Moraleda (Sevilla, 1940), capitán de navío retirado, fue el primer director de la Antonio de Escaño, la antigua Escuela de Energía y Propulsión (Esepa), abierta en 1994.

-Usted inauguró la escuela como primer director. ¿Qué supuso para su trayectoria militar?

-Fue lo más importante de mi carrera. La guinda del pastel. El destino más bonito que tuve y en él acabé la parte activa de mi carrera.

- ¿Cómo fueron los inicios del centro de formación con mayor capacidad de la Armada?

-La escuela estaba en el Cantón. Era la escuela de Máquinas. Los directores pedían a Madrid una solución porque no se cabía. Llegó a tener 2.000 alumnos. Así que después de muchos estudios convergieron las necesidades de espacio y de adiestramiento y a comienzos de los 80 se dio luz verde al proyecto. En el 81 llegaron los primeros presupuestos para levantar una escuela nueva en una zona de Caranza que pertenecía a la Armada. En el 93 se cerró por completo la escuela del Cantón.

-La ciudad también celebró el hito. ¿Cómo vivió ese día?

-Vino el rey Juan Carlos a inaugurarla. Era una escuela moderna, del siglo XXI. Causó admiración. Venían los guardiamarinas ingleses y se quedaban alucinados. Parecía más un campus universitario que una escuela militar. A la inauguración acudió muchísima gente y por la tarde visitamos el ayuntamiento. La plaza de Armas estaba a tope. Fue muy bonito.

Sánchez-Moraleda y el rey Juan Carlos
Sánchez-Moraleda y el rey Juan Carlos

-Coincidió con el auge de la tecnología, la informática, Internet... ¿estaban preparados?

- Fue un centro pionero. En el 95 me acuerdo de la alegría que tuvimos porque logramos que nos dieran cuatro ordenadores. Aquello fue una locura. Hubo que habilitar un aula, empezar a enseñar a la gente… tuvimos que mandar a un suboficial a Cartagena porque la aplicación primera que tuvo este mundo digital eran los simuladores de los controles de los barcos. A partir de ahí, fue todo muy deprisa.

-¿Qué recuerdo guarda?

- Toda mi carrera la había hecho con personal del servicio militar obligatorio. Nos volcamos con esa gente que ahora venía, futuros profesionales, que eran voluntarios y voluntarias. El resultado que daban en los barcos era magnífico. Me quedó grabado.

Un centro de especialidades con casi 700 inscritos este ejercicio

La Escuela de Energía y Propulsión (Esepa) pasó a denominarse Escuela de Especialidades Antonio de Escaño en el 2001. Se le agregó entonces personal en formación de diversas disciplinas como direcciones de tiro, electrónica, armas submarinas o informática.

El mayor centro de capacitación de la Armada incorporó para el presente año académico 2019-2020 un total de 678 alumnos, que el 2 de septiembre comenzaron a cursar los diferentes planes de estudios correspondientes a la enseñanza de formación y perfeccionamiento.

Según los datos facilitados por la Armada, en cuanto a la enseñanza de formación, se encuentran a bordo 191 alumnos de los Cursos de Acceso a la Escala de Suboficiales (CAES) correspondientes al segundo y tercer año (81 y 82 promoción) y 275 marineros del primer ciclo del 2019.

Respecto a la enseñanza de perfeccionamiento, 51 oficiales (incluido un alférez de navío de la Armada de Uruguay que cursará la ECOM de control de plataforma) y 101 suboficiales iniciaron sus especialidades complementarias (ECOM). Asimismo, 19 alumnos de diferentes escalas se han integrado en distintos cursos de aptitud e informativos.

En cuanto a la enseñanza virtual, son 41 los alumnos que realizan, actualmente, los diferentes cursos. Entre ellos, la aptitud de programador de sistemas para suboficiales y CISCO-CCNA-1 Introducción a Redes.

La apertura oficial del presente curso tuvo lugar el 13 de septiembre con el tradicional acto de lectura de Leyes Penales y nombramientos. También se distinguió a los alumnos destacados del 2018.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La Antonio de Escaño cumple 25 años a la vanguardia formativa de la Armada