Un hito en la historia del Racing

Los ferrolanos disputaron en el año 1939 la final de la Copa del Generalísimo frente al Sevilla, que se jugó en el estadio barcelonés de Montjuich


Ferrol / La Voz

El 25 de junio de 1939, a las cinco y media de la tarde, con un estadio de Montjuich repleto de aficionados (50.000), el Racing disputó frente al Sevilla la final de la Copa del Generalísimo. Los racinguistas perdieron por 6-2. A los andaluces les salió casi todo (seis tiros a puerta, cinco goles) y a los verdes no les salió nada.

Para llegar a este último partido, el Racing superó a la Real Sociedad y al Baracaldo-Oriamendi.

En el primer tomo de la historia del Racing de Ferrol, escrita por Jorge Manuel Deza Rey, hace un pequeño resumen de lo que fue esta final. «O precoz tanto do avilesino Campanal (que abría o taboleiro de marcas) desmoralizou a un Racing que comenzara con bríos pero que se foi diluíndo a medida que a máquina sevillana dominaba máis e máis cun fútbol veloz, de tiraliñas e terriblemente eficaz. No tempo de descanso as cousas estaban máis que resoltas cun claro 5 a 0. No segundo período o ritmo do xogo decaeu e o Racing conseguiu marcar dous goles por mediación do capitán Silvosa, un deles de penalti. Pero o Sevilla acabou cerrando o marcador cun sexto tanto».

Destaca, posteriormente, que todo el mundo coincidió tras el encuentro en la justicia del resultado y que había sido impropio de una final.

Añade: «No bando derrotado, resignación pero tamén certa decepción. Planas manifestou que hoy no se ha visto jugar el Racing, e Bertolí, un dos racinguistas máis doídos coa derrota, declaró que o Sevilla foi superior tan só no primeiro tempo, onde marcou cinco tantos en seis tiros a porta, con los ojos cerrados. O peor sabor de boca estivo, quizais, no feito de que ese Racing disciplinado e conxuntado de Planas non saíse a relucir nun momento culminante como unha final do Campionato de España».

Esta final se disputó en unas circunstancias especiales, era el final de la Guerra Civil. Jorge Deza relata que para afrontar esta final el Racing contaba en su plantel con futbolistas de otros clubes: Alberty, del Madrid; Caliche y Gallart, del Oviedo; Bertolí y Lelé, del Valencia, así como Edelmiro y Moreno del Español de Barcelona. «En opinión de moitos, incluido Leonardo Ares Yurrita (el portero suplente en aquel encuentro) —dice en su libro— estes xogadores, pensando máis niso que na gloria deportiva do club que os acollera durante o tempo de guerra, buscaron o lucimento persoal ante os seus directivos e adestradores, presentas nas bancadas de Montjuich».

La recaudación del partido superó las 700.000 pesetas. A cada club le correspondían 7.815 pesetas para cubrir los gastos de desplazamiento. La federación española se negó a pagar y el club ferrolano protestó. Deza recoge en su libro que: «O presidente do organismo federativo, Troncoso Sangredo, emenazou con meter na cadea aos futbolistas do Racing se non abandonaban de contado Barcelona».

Destaca que la temporada 1938/39 fue una de las más felices de la historia del Racing, que había sumado su tercer título de campeón de Galicia, al que añadía un subcampeonato de España con un equipo auténticamente de Primera División.

Hasta la última reforma, el escudo del Racing era uno de los que aparecían en la puerta principal del Sánchez Pizjuán para conmemorar esta final.

Entre los actos para festejar el centenario está previsto un partido amistoso entre el Racing y el Sevilla para rememorar este histórico encuentro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un hito en la historia del Racing