La crispación por la situación laboral en la comarca se instala en el pleno

Apoyo unánime a afectados por despidos en auxiliares del naval y por el parón de Endesa


ferrol / la voz

Las protestas que desde hace semanas mantienen colectivos de trabajadores de dos de las empresas más importantes de la comarca se instalaron ayer en el pleno del Concello de Ferrol, generando un crispado debate entre los grupos municipales. Fue a raíz de sendas mociones presentadas por el BNG y el Partido Popular, referidas al despido de 15 trabajadores de compañías auxiliares del naval que prestan el servicio de mantenimiento en los astilleros de Navantia en la ría y por la situación generada en otro colectivo, el de los transportistas del carbón, perjudicado por el parón de la central térmica de Endesa en As Pontes.

Con los afectados presentes en el salón de plenos, el debate derivó en cuestiones políticas, si bien, al final, se adoptó el acuerdo unánime de la corporación de apoyo a ambos colectivos.

La moción defendida por el BNG sobre las auxiliares de Navantia fue la que generó una mayor exaltación de los ánimos y el grupo nacionalista recibió duras criticas por cuestionar el nuevo Plan Industrial de la empresa pública. El portavoz de Ferrol en Común, Jorge Suárez, fue el primero en solicitar que la moción se votase por puntos, dando su respaldo a las cuestiones relacionadas con la exigencia de la reincorporación inmediata de los despedidos y de que Navantia vigile esa readmisión, así como instar al Gobierno central, a la Xunta y a la dirección de la empresa a realizar las gestiones necesarias para dotar de carga de trabajo a los astilleros. Y así se posicionaron también el PSOE y el Partido Popular en cuanto a esos tres apartados, pero no respecto al que proponía «denunciar o confinamento ao sector militar e á reestruturación que implica o novo Plan Industrial de Navantia e esixir a incorporación ao plantel da empresa de cando menos o 100 % dos postos de traballo que se pretenden amortizar co mencionado Plan», que solo contó con el voto de los dos ediles del BNG, mientras el gobierno y FeC votaron en contra y el PP optó por la abstención.

Los argumentos esgrimidos por el portavoz nacionalista, Iván Rivas, cuestionando el Plan Industrial de Navantia provocaron la intervención del alcalde, Ángel Mato, -suele dejar el debate en los plenos en manos de sus concejales- que acusó a Rivas de «frivolizar có maior contrato militar que se fixo nunca neste país» y también afirmando que las jackets que se construyen en Fene no son obra civil. «Fago un chamamento a non frivolizar coa vida da xente», concluyó el regidor, apostillando que encabezará «calquera reclamación ante o Estado para que esta cidade teña unha política industrial».

En cuanto a la moción sobre el parón de Endesa, la propuesta del grupo popular planteaba reclamar al Gobierno central la supresión del céntimo verde para el carbón, la adopción de medidas de apoyo a Endesa y a los trabajadores vinculados a ella. El PP aceptó incorporar tres enmiendas del equipo de gobierno y se votaron todos los puntos por separado, resultando aprobados por unanimidad la mayoría, con la salvedad de que el BNG rechazó los relativos a la supresión del céntimo verde, la compensación por disponibilidad en horas punta del sistema eléctrico y la exención fiscal a Endesa.

Apoyo al comercio

También suscitó debate otra moción del grupo popular de apoyo al comercio. El pleno rechazó el establecimiento de ayudas a fondo perdido y la rebaja de los impuestos, y votó a favor de agilizar los trámites de las licencias y a compensar la pérdida de plazas de aparcamiento. El BNG se posicionó en contra de la moción en su conjunto.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La crispación por la situación laboral en la comarca se instala en el pleno