«Hay peticiones que ya se han cumplido, la de un niño que quería curarse e irse»


Ferrol

¿Qué hay en el pozo de los deseos del Marcide? Oficialmente no se sabe, pero muchas de las personas que se han acercado a escribir sus peticiones han dado pistas a las cuidadoras. «Hay peticiones que ya se han cumplido, como la de un niño que nos lo dijo alto y claro: quería curarse e irse, y así fue. Escribió: ‘Quiero salir de aquí’. Incluso ha vuelto todo contento a visitarnos», explica Pilar, que recuerda que los deseos son anónimos, aunque intuye que están agrupados en temáticas bien definidas.

«Entre los trabajadores creo que va a triunfar los que solicitan no trabajar por las noches y que nos podamos jubilar antes, aunque también habrá una larga lista de peticiones de material nuevo», detalla la encargada de hacer un recuento que asegura que servirá de termómetro sobre el estado anímico de la plantilla.

Los pacientes: «Salir pronto»

La mayoría de los enfermos que se han acercado a escribir sus anhelos escribieron las mismas palabras: «Salir pronto del hospital», según sospechan las sanitarias que trabajan en torno a un pozo que se ha convertido en un lugar de encuentro estas fiestas.

«Ha habido pacientes que se acercaban antes de una operación y que deseaban que les saliese bien, así que el pozo ha servido para apaciguar miedos», cuentan las dos responsables de un espacio sensible en el que no todos los sanitarios quieren trabajar. «Para muchos cuidar a niños enfermos es duro, hay compañeros que no quieren ni oír hablar de tener un destino aquí y hay otros que han venido con mucho miedo y después han estado felices, solo hay que pensar en los pequeños», dice Pilar, una enfermera que contagia su optimismo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Hay peticiones que ya se han cumplido, la de un niño que quería curarse e irse»