«Invertir en cultura es apostar por un país, aunque haya quien no lo entienda»


Sostiene Laura Alonso que «invertir en cultura es apostar por un país, aunque haya quien no lo entienda, porque a menudo -recalca la soprano gallega- se prefiere apostar por otras cosas». Y pide que sea la sociedad entera la que, colectivamente, tome conciencia de que el arte y el conocimiento no son algo meramente suntuario, sino un tesoro que, además de servir de alimento al espíritu, permite desarrollar la economía de una manera sostenible. «Deberíamos pararnos a pensar un instante -dice Laura- cuántas ciudades de Europa tienen la cultura como su principal fuente de recursos, y decidir qué queremos que sea nuestro país en el futuro».

-¿Y no tiene la sensación de que las cosas están cambiando?

-¿Cambiando...? ¿Aquí...? Bueno, es posible que las cosas vayan cambiando, y para bien, muy poco a poco. Pero de todas formas la cultura sigue viéndose como algo superfluo. Se ve así, al menos, por parte de sectores amplísimos tanto de la sociedad como de quienes la gobiernan. Pero, en fin, soy optimista, siempre lo he sido. Aunque a muy largo plazo, por supuesto.

-¿Alemania sigue siendo el centro de su vida y de su música?

-Alemania es un país muy importante para mí, siempre lo ha sido. Pero también lo es Italia, ¿eh? A Italia voy, cuando menos, una vez al mes.

-¿En qué idioma piensa?

-En español. Siempre pienso en español. Hablar... ya es otra cosa, por supuesto [ríe Laura], porque depende del país en el que me encuentre. Pero tengo que confesarte que, desde hace unos años [ríe de nuevo], cuando me enfado hablo siempre en alemán.

-¿Y se enfada mucho?

-No, no me enfado mucho. O creo que no. Aunque a veces tengo que enfadarme como todo el mundo, esa es la verdad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Invertir en cultura es apostar por un país, aunque haya quien no lo entienda»