Pablo Rey: «En el fútbol cuando cumples treinta ya te llaman viejo»

El capitán del Racing, pichichi de su equipo y de Tercera con 11 goles, asegura que se encuentra en un gran momento de forma


FERROL / LA VOZ

Pablo Rey-Cabarcos (Ferrol, 33 años) lleva once goles en su cuenta y todavía restan tres encuentros para que finalice la primera vuelta. El ferrolano, que es el pichichi de su equipo y también de la Tercera División, asegura que se encuentra en un gran momento: «Cuando cumples 30 años, en el fútbol, ya te llaman viejo. A mí, el otro día, en casa del Arenteiro, un abuelo me llamó viejo y me dijo que me retirara. Yo me encuentro muy bien, bastante mejor que cuando tenía 24 años. Adquieres experiencia y haces esfuerzos con más sentido. Además, los 33 años de ahora, no son los de hace diez o quince años. Yo veo a mucha gente que encuentra su mayor nivel a partir de la treintena».

Añade que con la edad se gana sabiduría: «Cuando eres un chaval, haces carreras innecesarias, te mueves peor. Tienes un desgaste increíble. Esta situación la evitas con el paso de los años. Te haces más inteligente tácticamente, eres más ordenado y sabes administrar los esfuerzos».

Sobre sus once tantos en lo que va de temporada y si es su mejor marca indicó: «No recuerdo muy bien la última temporada que jugué en Tercera, aunque creo que anoté 16 o 17 goles. Sin embargo, sí que es cierto que nunca había llegado a estas fechas con esta media de goles». Sobre la efectividad indicó: «Con los años cambié. Muchos entrenadores trataron de inculcarme que, cuando estuviera en la frontal del área, disparase, que no buscara tanto el pase interior. Siempre fui más un jugador de dar asistencias que de meter gol. Ahora veo más portería».

Asegura que le sorprende ser el pichichi de la categoría, cuando a su lado juegan futbolistas del talento de Joselu y Juan Antonio: «Ellos sí que tienen unas cifras de goleadores durante toda su carrera. Por eso vinieron al Racing. Mis once goles no me obsesionan, lo que realmente me afecta es que sirvan para que el Racing gane. También me gusta que el resto de mis compañeros marquen para estar todos con la mayor confianza posible».

De los once goles destaca el que anotó en casa del Paiosaco: «Me gusta marcar a balón parado, lo practiqué siempre, ensayo al final de los entrenamientos. En un equipo u otro, a lo largo de mi carrera, yo siempre fui el encargado de tirar las faltas. Es algo que me gusta».

Las asistencias de gol

Sobre lo de ser el pichichi de Tercera, aunque comparte este mérito con otros dos futbolistas, asegura que todo es a causa de estar en un equipo como el Racing: «Los jugadores que tenemos por bandas, nos nutren de balones para hacer gol. Recuerdo las dos que tuve frente al Barco, que rematé casi debajo de la portería. Es algo de lo que nos beneficiamos los que jugamos arriba, más cerca de la portería».

Pablo Rey también habló del próximo encuentro de liga contra el Laracha, ahora filial del Fabril: «El Laracha tiene en sus filas a jugadores jóvenes, salvo en el caso de Antón y alguno más que le dan algo de experiencia. Es un equipo al que le gusta jugar. Todos sabemos cual es el problema de enfrentarse a un equipo con mucho talento. Los chavales cometen errores por falta de experiencia, aunque son muy dinámicos y tienen calidad».

Sobre el estado de ánimo en el vestuario indicó: «Mirando al pasado, ahora te das cuenta de que todo lo que nos sucedió, lo que sufrimos, vino hasta bien. Sería mejor tener más puntos, aunque ahora mismo el equipo vive en un estado de alerta permanente y tiene un gran respeto a la categoría. Cuando venga aquí el Somozas, ya sabemos que ese equipo nos metió cuatro goles en la ida y seremos consciente de que como no salgamos bien al campo, nos volverá a sacar los puntos. Creo que el equipo juega ahora más intenso y concentrado».

En cuanto a los muchos problemas físicos que hay en el equipo señaló: «El míster, en la medida de sus posibilidades ya que no somos muchos en la plantilla, intenta gestionar este tema. Sin embargo, tampoco nos beneficia el jugar en campos muy blandos, el anexo está igual y el campo principal de A Malata se hace grande y pesado. El otro día, en casa del Arenteiro, el barro te cubría las botas. Todos nos quejamos en el vestuario de los problemas físicos. Sí que es cierto que ser alguno más, nos vendría bien. No podemos arriesgarnos a llegar a un hipotético play off de ascenso muy justos.

Por último, indicó que esperan ganar los dos próximos partidos para llegar al parón por Navidad en una buenísima situación: «Sobre todo por el hecho de que empezamos mal y el equipo supo reponerse de una situación difícil. Nos tuvimos que poner el mono de trabajo, no había una forma más sencilla de hacerlo. El míster fue quien nos convenció de que era la forma se sacar buenos resultados. Ahora, ya hacemos más cosas. Ganar los dos últimos partidos, sería llegar al parón con un buen sabor de boca».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Pablo Rey: «En el fútbol cuando cumples treinta ya te llaman viejo»