El Juan de Lángara espera por un profesor de apoyo desde principios de curso a pesar de tener alumnos con necesidades graves

La Consellería de Educación alega que el centro «conta co profesorado preciso para atender as necesidades do alumnado», pero la directora argumenta que no se cumple con lo estipulado legalmente


Ferrol

El colegio Juan de Lángara lleva desde principios de curso esperando por un profesor de apoyo para Educación Infantil desde el inicio de curso. Los responsables del centro aseguran que esta semana incluso un inspector de Educación constató esta carencia y recomendó que los docentes estableciesen turnos para ayudar y vigilar en una de las aulas con más necesidades. «Hay varios casos graves», precisa la directora, Esperanza Díaz, que afirma que no se cumple con la legislación vigente. «La ley establece que cuando hay tres unidades de Infantil debe haber una profesora de apoyo», alega. Sin embargo, desde la Consellería de Educación aseguran que el centro «conta co profesorado preciso para atender as necesidades do alumnado. No caso de haber necesidades específicas de atención educativa, son atendidas por persoal especializado de pedagoxía terapéutica e audición e linguaxe».

Algo que también matizan desde el Juan de Lángara, ya que aseguran que cuentan con un especialista en pedagogía terapéutica que es miembro del equipo directivo con lo cual tiene tres horas menos de docencia y otro sobre audición y lenguaje compartido con otros tres centros. «En nuestro centro está una mañana entera y tres horas de otra», dicen y aseguran que necesitarían muchas más horas.

La asociación de padres ha realizado numerosas gestiones e incluso se ha reunido con los responsables de la inspección educativa y aseguran que seguirán reclamando esta plaza de apoyo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El Juan de Lángara espera por un profesor de apoyo desde principios de curso a pesar de tener alumnos con necesidades graves