El mercado de fragatas se achica para Navantia

La empresa española ya solo opta a la construcción de este tipo de buques en Estados Unidos, después de que BAE Systems ganara los concursos australiano y canadiense


Ferrol

Las posibilidades de ganar un contrato para la exportación del modelo de fragata F-100 se achican para Navantia. La empresa española era el denominador común en los tres principales concursos abiertos a nivel internacional para la adquisición de este tipo de buques, en Australia, en Canadá y en Estados Unidos. La británica BAE Systems ha resultado ganadora de los concursos de las antípodas y, el pasado viernes, de la Armada canadiense, por lo que a la empresa que preside Susana de Sarriá únicamente le quedan opciones en la licitación que tiene abierta la US Navy.

Navantia compite, en alianza con General Dynamics, con otras cuatro compañías por hacerse con ese pedido, que implica la construcción en el país de 20 buques. Así, se mide a los americanos Huntington Ingalls, Lockheed Martin, Austal USA y General Dynamics y al italiano Fincantieri. A diferencia de lo que sucedió en Australia y en Canadá, que resolvieron este año sus respectivas licitaciones para la compra de nueve y doce fragatas, respectivamente, en Estados Unidos no está previsto que se adjudique el pedido a corto plazo. El próximo año solicitará la oferta final a los participantes, y previsiblemente elabore una lista corta, mientras que la adjudicación definitiva no se producirá hasta el 2020.

El requisito principal que estableció la US Navy fue que los barcos estuviesen probados y no fuesen aún prototipos. «Los contratos basados en estos requisitos facilitarán la maduración de múltiples diseños durante los 16 meses de la fase de diseño conceptual, y permitirán a la Marina comprender mejor los controladores de costos y capacidades en las diversas opciones de diseño», aseguró la Marina americana tras la apertura del proceso. 

La propuesta

La alianza formada por Navantia y General Dynamics concurren con el diseño del destructor Hobart que, basado en las F-100 españolas, ha sido fabricado en Australia con el asesoramiento y la transferencia de tecnología de los astilleros públicos. De hecho, Australia fue el último país al que Navantia exportó su modelo de fragatas, después de haber adaptado las F-100 a los requerimientos de la Armada de Noruega, que quería un buque con el sistema de combate Aegis pero de tamaño menor que los navíos que solían portarlo hasta entonces.

Para reforzar la presencia de Navantia en el país y facilitar el desarrollo de su participación en el concurso, la empresa cuenta con una delegación comercial en Washington, que vino a sumarse a las de Australia, Noruega, Brasil, India, Arabia Saudí y Turquía.

En clave interna, la firma que preside Susana de Sarriá tiene puestas muchas expectativas en el programa de las fragatas del futuro para la Armada española, las F-110. La compañía aspira a revalidar los éxitos a nivel internacional conseguidos con su antecesora, y a abrir así nuevos mercados.

Con el cierre de los concursos de Australia y Canadá, a nivel externo, y a excepción del americano, las aspiraciones de lograr contratos a nivel internacional se centran en la India, en donde opta a fabricar cuatro megabuques, en alianza con un astillero del país.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El mercado de fragatas se achica para Navantia