La fragata del futuro cobra cuerpo

La F-110, que según el Gobierno central será contratada antes de finales de año, será la más versátil y con mayor componente nacional de sus antecesoras


Ferrol

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, activó el pasado martes el botón de marcha atrás para la firma de la orden de ejecución que supondría el inicio oficial del programa de las cinco fragatas F-110 para la Armada española. Si se cumple el compromiso anunciado por el jefe del Ejecutivo y la firma del contrato se lleva a cabo antes que finalice el año, se daría respuesta a una demanda unánime no solo de la industria naval de la ría ferrolana, sino a los altos cargos de la Marina española que se han pronunciado reclamando que la puesta en marcha del encargo se efectúe este ejercicio para poder contar con la primera de las unidades en el 2024.

Para llegar a las puertas del hito de la luz verde a la orden de ejecución se ha desarrollado un intenso trabajo técnico previo para definir la que será la fragata del futuro para la Armada nacional. Cerradas las especificaciones, el buque, de 145 metros de eslora (largo), 18,6 de manga (ancho) y con capacidad para desplazar más de 6.100 toneladas, será la fragata con mayor componente nacional de todas sus antecesoras, de forma que más del 63 % del barco será de sello propio, mientras que el restante será adquirido en el exterior.

En una reciente jornada sobre este modelo organizada por la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Galicia (Asime) en Vigo, José María Riola, capitán de fragata que participa en el desarrollo del programa, subrayó entre sus características «la máxima invisibilidad», además de la mayor versatilidad. Buena parte de este signo le vendrá dada por el espacio multi-misión con el que contará, que le permitirá habilitar un hangar adicional si se precisa embarcar un segundo helicóptero, o también portar vehículos no tripulados, lanchas rápidas y contenedores para distintos usos.

«Tienen una capacidad antisubmarina más elevada, con la introducción del sonar de popa. Realmente supone un salto tecnológico que nos permite colocarnos a la vanguardia de la guerra submarina, sin descuidar la guerra antiaérea, ya que también tiene un radar más potente que el de las F-100», afirmó en ese mismo foro el capitán de corbeta Jacobo Casares.

El director del programa de las F-110 en Navantia, Carlos Blanco, destacó en ese encuentro el carácter híbrido del buque, que emplea 2,5 veces más electricidad, aunque contará con un motor de 11,5 megavatios, frente a los 2,5 de las actuales F-100. Además, incidió en que será «un barco ecológico, avalado por la International Maritime Organization, que ha introducido mejoras en la trata de residuos, un barco eficiente en cuanto al consumo de sus equipos y con una mayor habitabilidad y confort, con un aumento del espacio y una disminución del ruido».

La ejecución de los futuros barcos reportará unos diez años de carga de trabajo para las factorías ferrolanas, que durante el desarrollo de este ambicioso programa -presupuestado en unos 4.000 millones de euros- prevé transformar sus instalaciones para adaptarse al modelo de Astillero 4.0. Carlos Blanco destacó en el foro de Asime que, durante su construcción, destacará el uso de «los nuevos materiales compuestos en detrimento del acero, la impresión 3D, la simulación y la realidad aumentada o la robótica».

El presidente de la coordinadora de comités pide un pronunciamiento público de la SEPI 

Javier Galán, presidente del comité de empresa de Navantia Ferrol y de la coordinadora de comités del conjunto de la empresa, se mostró cauteloso con el anuncio realizado por el presidente del Gobierno, ya que, argumentó, es un programa que viene desarrollándose en los últimos años. No obstante, reiteró que es una obra crucial para la comarca, ya que no solo tendrá repercusión en la plantilla directa durante diez años, sino también en la auxiliar, lo que permitirá recuperar el empleo en la zona.

No obstante, Javier Galán manifestó su preocupación por el silencio que mantiene la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) sobre Navantia. «Los trabajadores estamos intranquilos porque no sabemos si en septiembre retomaremos la negociación del plan o no», afirmó. Recordó que uno de los puntales de ese programa estratégico es el rejuvenecimiento de las plantillas, necesario para acometer los retos y las nuevas necesidades tecnológicas que se avecinan en el sector. 

Sin hacer cambios

Por otro lado, el presidente de la coordinadora de comités apeló precisamente a esa coyuntura para manifestar su opinión de que «no es bueno que se produzca un cambio de presidente en este momento», ya que supondría volver a empezar en una etapa con grandes desafíos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La fragata del futuro cobra cuerpo