La negociación del plan sigue sin entrar en el meollo

La dirección de SEPI y Navantia lleva un mes sin reunirse con la coordinadora de los comités de empresa por el programa estratégico


Ferrol

Mañana se cumplirá un mes desde la última reunión mantenida entre los responsables de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y de Navantia con los miembros de la coordinadora de comités de empresa para analizar el plan estratégico de los astilleros públicos para el período 2018-2022. Aunque el 11 de abril la dirección de los astilleros y la corporación pública manifestaron su voluntad de acelerar las reuniones para avanzar en la negociación, por el momento no hay nueva fecha convocada para ello. Los tres encuentros llevados a cabo hasta el momento sirvieron a la empresa para explicar las líneas maestras del plan pero no se ha entrado aún en la que será una de las piedras filosofales del documento: el número de trabajadores de toda la compañía que serán jubilados merced a la aplicación de este plan y también el número de nuevas incorporaciones. Tanto la dirección como los sindicatos coinciden en la necesidad de dar entrada a la savia nueva en las plantas, debido al envejecimiento del censo, lo que hace inviable la ejecución de las obras en curso. En el período de ejecución del programa se jubilarán de forma natural 1.200 personas en los distintos centros de trabajo, pero lo que por el momento no se baraja es la cifra mínima de las contrataciones. 

Otro de los puntos clave que puede determinar la negociación es el objetivo de la SEPI y de Navantia de abordar al mismo tiempo que el plan industrial el convenio único para toda la compañía. Desde que se fusionaron los astilleros militares -la antigua Bazán- y los civiles, creando en el año 2000 la empresa Izar- la unificación de las condiciones laborales de todos los trabajadores ha sido un fin perseguido por todos los equipos directivos de la empresa, sin que hasta el momento se haya logrado. Este mismo año, en los astilleros de la antigua parte militar se vivió un conflicto por el impago de las denominadas asimilaciones, los ascensos profesionales escalados al alcanzar un período de tiempo determinado. Es un concepto que únicamente se mantiene en las plantillas de la antigua Bazán. Unificar las condiciones de todos los trabajadores es un reto que no se ha logrado en los últimos 18 años.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La negociación del plan sigue sin entrar en el meollo