Una planta depuradora y elevados controles de seguridad para trabajar en la obra


Una de las instalaciones imprescindibles en un proyecto como el del acceso ferroviario al puerto exterior es la planta depuradora para el tratamiento del agua que va apareciendo conforme se avanza dentro del propio macizo. Los operarios tienen que captar, gestionar y tratar el líquido. Una vez corregido el PH y eliminados los sólidos en suspensión, cuando se logra «agua natural», se vierte directamente al mar.

Las exigencias en materia de seguridad son indispensables. Los cascos de los profesionales que entran en el túnel cuentan con un chip para tener el control posicional en todo momento del personal que se encuentran en el interior. «Está prohibido el acceso a pie y en coche dentro mientras que se llevan a cabo determinados trabajos», afirma Jesús Busto, quien además añade categórico que los resultados obtenidos actualmente en el túnel son «mejores que la mejor previsión realizada en el proyecto».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una planta depuradora y elevados controles de seguridad para trabajar en la obra