«Quise conservar su nombre porque fue un clásico del barrio»

La Maña debe su nombre a su anterior responsable, Piedad Cisneros, de origen aragonés


El bar La Maña comenzó a funcionar en Ferrol Vello a finales de la década de los setenta de la mano de Amadeo Orjales y Piedad Cisneros, una castellana de Soria criada en Aragón a la que debe su nombre el establecimiento. Quienes la trataron recuerdan que era muy testaruda y por eso resistió al frente del bar hasta hace relativamente poco. Hoy vive en una residencia de ancianos y Cristóbal Deza espera contar con ella el día que La Maña reabra sus puertas. «Está invitada, faltaría más», anota el abogado al tiempo que explica que decidió conservar el nombre original del bar porque «fue un clásico del barrio y ese es un valor que hay que mantener». Tras la apertura del local, a la Praza Vella aún le quedarán varias cuentas pendientes, entre ellas la rehabilitación de la casa de Carballo Calero -cuyo proyecto presentará el Concello a un concurso europeo- y la demolición del edificio situado justo entre ese inmueble y La Maña, sobre el que pesa una orden de derribo.

Votación
2 votos
Comentarios

«Quise conservar su nombre porque fue un clásico del barrio»