«Me pasé al triatlón porque ya no tenía el cuerpo para más golpes del rugbi»

Luis García Ríos, primer pontés en el Northwest Triman, acabó con un tiempo de 9 horas, 51 minutos y 57 segundos


As Pontes

El título honorífico de primer pontés en el Northwest Triman de este año es suyo. Y eso que hasta hace poco jugaba al rugbi. «Tuve que cambiar la mentalidad. Dejé el rugbi y me puse a preparar el triatlón», explica. El de Luis García Ríos es un caso singular pero que bien ha valido el octavo puesto en la general de la larga distancia, con un tiempo de 9 horas, 51 minutos y 57 segundos. A sus 39 años tiene a sus espaldas dos ironman y seis media distancia.

-¿Dónde nació la afición?

-Empecé corriendo en el 2015, hace tres años. Cada vez me fui enganchando más a la carrera y después dije: «¿Por qué no voy a poder hacer también triatlón?». Empecé a nadar, que es lo peor que llevo, y a hacer ciclismo. Empecé corriendo y a raíz de ahí hice las otras dos disciplinas.

-¿Antes hacía otro deporte?

-Estuve quince años jugando en el Fendetestas de rugbi. Siempre he hecho deporte, pero otro tipo de disciplinas.

-No se conocen muchos triatletas que hayan jugado al rugbi...

-Bueno, solo conozco a uno en Lalín contra el que había jugado... pero no, no es habitual. Son dos disciplinas totalmente diferente: uno es un deporte colectivo de potencia y fuerza, mientras el otro es individual y de resistencia. Al final, las etapas se acaban y ya no tenía el cuerpo para recibir más golpes [se ríe]... Con casi 40 años, los golpes tardan más en recuperarse. Es que me llena mucho esta disciplina.

-¿Por qué le llamó la atención el Northwest Triman?

-Porque me gusta el deporte en general, porque era en casa y porque la organización estaba muy bien. Es que no concibo mi vida sin el deporte, sea lo que sea.

-¿Ya está recuperado de la edición de este año?

-La verdad es que el esfuerzo fue máximo. La semana pasada fue de regeneración, de estar tranquilo y hacer cosas que no pude hacer durante muchos meses: comer lo que me da la gana, dormir, estar con mi familia, con mi mujer... Cosas que dejé de lado y estoy retomando.

-¿La carrera como fue? Le vimos bastante cansado en la meta, aunque como a todos...

-Creo que como todos... Al final son diez horas dándole mucha caña. En el sector de natación no salí muy contento, quería hacer mejor tiempo, pero no pudo ser. Fue una mezcla de desorientación y de que fui solo bastante tiempo. Después la bici fue bien. Como salí enfadado del agua, lo di todo en las primeras vueltas para quitarme esa rabia. En la última me dejé llevar pensando en la carrera a pie, que es mi fuerte, para no reventar. Y en el maratón, bien, fui con ritmo constante hasta el kilómetro 32. No pensaba en las posiciones que iba adelantando, solo en terminar en un tiempo razonable. Llegué al límite, pero no tuve calambres. Fue una fatiga muscular y mental.

-Cuando se acaban los 180 kilómetros en bici, ¿qué piensa en la transición a la carrera a pie?

-Acabas agotado mentalmente los 180 kilómetros y ponerte a correr es complicado. Pero mi forma de pensar es ir paso a paso: no pensar en todo lo que me queda, sino en metas parciales, como cada una de las vueltas.

-¿Tenía un objetivo?

-En mi cabeza estaba bajar de diez horas, pero los objetivos eran, por este orden, mejorar las 10 horas y 23 minutos del 2016 y, por supuesto, terminarlo. Después salió mejor de lo esperaba. Para mí era inimaginable cuando empecé terminar octavo.

«As Pontes es un lujo para hacer deporte, pero hace falta una pista de atletismo» 

Acabó solo 9 minutos y 7 segundos por delante del otro pontés, Aitor Franco, también muy querido en la villa. A él, a los demás rivales, a la organización y a los voluntarios, Luis los felicita por el «increíble» esfuerzo realizado.

-Le robó por poco a Aitor Franco el honor de primer pontés...

-Aitor hizo un carrerón. Al final tuvo problemas musculares y lo pude adelantar, pero igualmente hizo muy buena carrera. Tuve suerte de que en esos metros finales me encontré bien.

-Si ya se apuntó tres veces, le atraerá bastante la prueba..

-Sí, sí. Me gusta la disciplina, la constancia que requiere una prueba de este tipo, el ritmo de vida, el orden, llevar mi cuerpo al límite y, sobre todo, correr en casa. La gente te lleva en volandas. Me siento bien en general.

-¿Y piensa en el 2018?

-[Sonríe] Pues de momento, no... Ahora estoy pensando en descansar y todavía no tengo la siguiente edición en mente. Además, este año tengo otros dos objetivos por delante: el media distancia de las Illas Cíes y el maratón de Valencia.

-¿Qué tal está As Pontes para hacer deporte?

-La verdad es que aquí es un lujo porque tenemos de todo. Tenemos instalaciones para casi todo. Aunque es verdad que faltaría una pista de atletismo. Llevamos reclamándola mucho tiempo y para nosotros es importantísima. Poder entrenar y hacer series en una pista en condiciones sería muy bueno para todos los atletas de As Pontes, que hay muchos, por suerte, y cada año hay más.

-¿Pertenece a algún club?

-Estoy en el Trieume. Lo fundamos hace escasamente un año y ya estamos unos 35 deportistas. Somos más que un club.. Una familia, un grupo de amigos que nos lo pasamos muy bien y nos apoyamos entre todos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Me pasé al triatlón porque ya no tenía el cuerpo para más golpes del rugbi»