¿Sabías por qué se tatuaban los antiguos marinos?

Museo Naval FERROL

FERROL

El tatuaje ha sido una práctica muy extendida entre la gente del mar

18 jun 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Como sabemos, el tatuaje fue principalmente en el pasado y ahora en menor medida una práctica muy extendida entre la gente de mar. Su origen es polinesio y las razones de su práctica antaño eran religiosas y, en no pocas ocasiones, supersticiosas. Durante mucho tiempo se ha dicho que todo buen marinero lleva la historia de su vida en la mar grabado en la piel de su cuerpo. Y no solo grabada por la sal del mar o por los rayos del sol, sino también, por tatuajes que narren su búsqueda de fortuna, las mujeres que dejaron en cada puerto, o los lugares que han visitado…

El tatuaje está muy ligado al peligro que representaba la vida del mar en los tiempos antiguos de la vela. Se creía que era un talismán de la fortuna, una llamada a la buena suerte, un detente a la desgracia o, por lo menos, la posibilidad de ser identificado en caso de naufragio. Estuvo de moda llevar el tatuaje de un cerdo en un pie y de un gallo o gallina en el otro, porque, según decía un contramaestre, estos animales tenían animadversión al agua y para otros eran marcas que protegían contra la muerte por hambre abordo, al representar dos buenas fuentes de alimentación, el jamón y el huevo.

Otra creencia común entre los marinos era que un símbolo religioso, como una cruz, una imagen de Jesucristo o de la Virgen, tatuada en la espalda, podía evitarles una sanción disciplinaria o hacer que fuesen castigados de manera menos severa (ningún creyente propinaría azotes o latigazos sobre una imagen de Cristo o de cualquier otra figura religiosa).