Premio a una atención «slow» para los afectados de párkinson

El trabajo de una enfermera y un especialista de Neuroloxía del Marcide reciben un galardón


Ferrol

La enfermera Teresa de Deus Fonticoba y el neurólogo Diego Santos García trabajan codo a codo en la consulta especializada en problemas derivados del párkinson (y de otras enfermedades similares) del Arquitecto Marcide. Y fruto de esa colaboración nació un trabajo que apunta la posibilidad de que las enfermeras asuman una parte importante de la exploración: la motora, precisamente la que requiere más tiempo y una conexión más personal con el enfermo. El objetivo pasa por crear una suerte de consulta slow, es decir, que dedique más tiempo a cada enfermo a la hora de comprobar algo tan delicado como medir cómo se va ralentizando su movilidad.

«Es cierto que los enfermeros por su tipo de trabajo se acercan más a los pacientes y así se enteran de cuestiones personales que son fundamentales para el tratamiento y en esta propuesta lo que planteamos es precisamente que la exploración motora la hagan desde este servicio, ya que queda claro que puede ser así y serviría para especializar aún más esta rama de la enfermería», apunta Diego Santos, el coautor de un trabajo (Variabilidade na exploración da enfermidade de párkinson entre o neurólogo experto en trastornos do movemento e a enfermeira especialista) que ha sido considerado la mejor comunicación en el último Congreso Anual de la Sociedade Española de Enfermaría Neurolóxica celebrado en Valencia.

Teresa de Deus, su enfermera, va más allá y explica que los neurólogos «tienen muchos pacientes y muy poco tiempo» para hacer exploraciones que en algunos casos se tendrían que alargar durante las dos horas que ella dedica a esta labor. Eso sí, también tiene claro que este trabajo -según el cual ella asumiría acciones que están reservadas a los especialistas- tiene mucho que ver con la predisposición del médico: «En este caso hemos tenido mucha suerte, porque se trata de un especialista muy bueno. Tengo el privilegio de tener un gran neurólogo, que me motiva para hacer cosas. Así que -cuenta- lo aprovecho y trabajo un poco más para formarme».

Durante meses, ellos intercambiaron los papeles en unas pruebas que tratan de comprobar si el enfermo ha perdido capacidad para caminar, si se mueve más lentamente o si sus músculos están más rígidos que en la revisión anterior y las conclusiones fueron que no hay diferencia cuando esta labor la realizaba la enfermera o el médico. «Quisimos probar si había variaciones entre la evaluación que yo, como facultativo, hago y la que hace Teresa, pero los resultados ponen en valor el papel de la enfermería», recalca Santos.

Párkinson desde los 40

Por la consulta en la que trabajan ambos pasan pacientes con edades que van desde los 37 a cerca de los 90 años. Ellos tratan a enfermos que no tiene cura, pero para los que hay más esperanzas que hace unos años. «Los hay que rápidamente tienen un deterioro significativo, pero la buena noticia para los más jóvenes es que la enfermedad tiene una evolución más lenta en ellos, aunque la contrapartida es que deben convivir más años con la dolencia, pero también tenemos casos que se han operado y lo llevan muy bien». El diagnóstico precoz es muy importante, a pesar de que no hay tratamiento para atajar una dolencia que sí dispone de una medicación bastante efectiva, según apunta el especialista del Marcide. Los primeros síntomas en el movimiento siempre son los temblores en las manos o los pies, que se camina más despacio y que el cuerpo está más rígido, pero el párkinson puede comenzar a manifestarse simplemente con depresión o pérdida del olfato.

El trabajo

Se titula «Variabilidade na exploración da enfermidade de párkinson entre o neurólogo experto en trastornos do movemento e a enfermeira especialista» y fue premiado en el congreso de la Sociedade Española de Enfermaría Neurolóxica celebrado en Valencia.

El servicio

El Marcide cuenta con seis neurólogos, cuatro médicos internos residentes (MIR) y tres enfermeras para las consultas externas. Hay una monográfica de párkinson, en la que se ven de 60 a 90 pacientes al mes. Algunos menores de 40 años.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Premio a una atención «slow» para los afectados de párkinson