«Amancio Ortega nos venía a ofrecer batas y era muy cumplidor»

Bea Abelairas
Bea Abelairas FERROL

FERROL

césar toimil

El Cisne cumple ocho décadas en la calle Galiano y lo hace en la misma familia, que mantiene intacta su ilusión por el negocio

06 nov 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La corsetería El Cisne cumple nada menos que 80 años en la calle Galiano. Y lo hace con alegría, a pesar de todas las crisis de las que se quejan otros comerciantes. A ellos no les afectan ni las cadenas de ropa interior de bajo precio, ni el mal momento económico. «Es que nosotros atendemos a un perfil de compradoras que tienen que llevar nuestras prendas bien por su estructura corporal o por su edad y eso no lo encuentran en las grandes cadenas», cuenta Mila Rodríguez mientras atiende a una de sus clientas. Va y viene del probador para cambiar tallas, para medir y hasta para repasar los modelos antiguos que pudo llevar la compradora.

«Tenemos a gente de toda la vida», dice casi emocionada la propietaria de una tienda en la que comenzó a trabajar hace 43 años, cuando se casó con el hijo de la dueña, José María Criado. Él estuvo detrás del mostrador hasta hace dos temporadas y reconoce que lo añora: «No es que tuviese pena, me costó mucho ver que ya no tenía que venir, porque nunca hemos tenido vacaciones, esta es nuestra vida», cuenta en la tienda, que visita varias veces todos los días.

Entre los dos suman muchos recuerdos, como el de un joven Amancio Ortega que les visitaba para ofrecerles su ropa de Goa. «No nos queda ninguna, pero hace poco una hermana me enseñó dos de puntillas que le había regalado yo y ya la dije que las tenía que guardar muy bien», relata Mila. José María tiene muy buen recuerdo del fundador de Inditex: «Amancio Ortega nos venía a ofrecer batas y era muy cumplidor, muy serio. Recuerdo que pensé que iba a llegar lejos y está claro que acerté», bromea.

Mila y José María tienen claro que su comercio de la calle Galiano abrió en el 1936, pero no saben el mes, por eso están tratando de localizar documentos y hacer así una fiesta, aunque ya llevan meses de celebración. «En la pasada Fashion Night ya pusimos un escaparate especial y una mesa llena de cosas para invitar a la clientela, fue muy bonito», cuenta una comerciante que se declara feliz en su trabajo: «Me gusta mucho charlar con la gente, hemos tenido muy buenas personas cerca», cuenta mientras recuerda algunas de las más famosas, como Concha Velasco o Asunción Balaguer. «La mujer de Paco Rabal -revelan- nos impresionó por su elegancia y belleza».

Otra de las celebraciones de El Cisne se verá casi todos los meses en el escaparate, porque es tradición que este local se esmere con unas puestas en escena que ya le han valido varios premios nacionales. «Yo mimo mucho los escaparates y los de este año mucho más, siempre pedimos que vengan expertos para tenerlos bien», explica Mila.

Para celebrar su 80 cumpleaños comenzaron con uno dedicado a Javier Gómez Noya que hicieron coincidir con la entrega del premio Príncipe de Asturias: «Lo hicimos por sus méritos y porque conocemos a su padre, que era vecino de aquí, cerca de la calle Galiano».

Dejan claro que esta corsetería tradicional tiene un largo recorrido aún por delante en el que no se olvida el espíritu de la fundadora, Purita (la madre de José María, que radicaba en lograr las marcas internacionales más seleccionadas. Prometen que «lo seguirán haciendo, por eso muchas personas saben que aquí encuentran lo que no hay en otros comercios».

escaparates históricos y «mimados»

En la imagen la fundadora de la tienda, Purita, y su marido Jose, que ya cuidaban mucho la decoración. De hecho, cada año los montajes de El Cisne acuden a concursos nacionales en los que quedan en los primeros puestos.