«La base requiere trabajo a largo plazo»

El entrenador naronés dio un giro a su carrera para volcarse en tareas formativas en Pucela

El entrenador naronés se incorporó a su puesto en el organigrama pucelano el pasado verano.
El entrenador naronés se incorporó a su puesto en el organigrama pucelano el pasado verano.

FERROL / LA VOZ

José Antonio Prieto, Cata para el fútbol, por su infancia vivida en Cataluña, disfruta de una nueva etapa. En cuestión de meses, en verano olvidó el banquillo, pasó a un despacho, pidió una excedencia en su plaza de policía local en Ferrol y se marchó a Valladolid a dedicarse por completo al fútbol. «Sobre todo fue un cambio a nivel personal porque alejarte de la familia siempre es complicado. En lo futbolístico pasas de compatibilizar la dedicación, como hace el 95% de la gente, que aúna su trabajo y la ocupación deportiva, a ser profesional. Mi última actividad fue hacer scouting y entrenar en Tercera y ahora dirijo las categorías inferiores dentro de una estructura profesional de una dirección deportiva de un club como el Valladolid».

-¿Por qué un cambio tan radical ahora y no antes?

-Hace dos o tres años me llamaron para ir al Valencia, y entonces no dimos el paso. Ahora Braulio [director deportivo del Valladolid] se volvió a acordar de mí y nos decidimos. Cada día que pasa estoy más contento de haber iniciado esta nueva etapa en Valladolid.

-Tienen un filial bien situado pese a ser un recién ascendido a Segunda B.

-La dirección deportiva tiene claro que el filial es formativo. Queríamos que compitiesen también y, si es posible, que salvasen la categoría. El primer equipo tiene una plantilla corta y chavales del filial como Julio, Anuar, Carmona o Jorgito, ya jugaron minutos. Formamos un filial muy joven, con 16 jugadores que en la siguiente liga todavía tendrán ficha sub-23 más gente con empaque. Salvar la categoría ya sería brillante. Consideramos a Rubén de la Barrera el entrenador ideal para este proyecto de filial.

-Pero sus funciones abarcan de los alevines al filial. ¿Cuántos partidos puede ver a la semana en directo?

-Este fin de semana vi seis, a nuestro equipos cadete B, dos partidos de División de Honor juvenil y tres de Segunda B. Para el fútbol profesional ya están Braulio y Domingo Catoira.

-¿Se acostumbra al despacho?

-Sí, es una tarea mixta. Por las mañanas el trabajo es más administrativo y por la tarde estoy en el campo o con temas metodológicos en la ciudad deportiva.

-¿En qué podemos decir que se ha notado su mano ya?

-El trabajo de base es a muy largo plazo. Hemos intentado organizarlo por categorías, crear un estilo Real Valladolid, flexible pero que se reconozca nuestro modelo de juego. Pretendemos dar unas pautas sin coartar a los entrenadores y adelantar las etapas de formación en los jugadores que tienen proyección para que aumenten su nivel competitivo. Cuatro juveniles trabajan y juegan con el filial, y varios del filial debutaron con el primer equipo. Lo principal es formar, que los futbolistas dominen las posiciones que deben conocer mejor, dejarles destacar... Porque los encargados de jugar son ellos.

-¿Cual sería ese sello?

-Un juego predominantemente combinativo, con amplitud, y defender en campo contrario. Pero el fútbol engloba más aspectos, y como objetivo secundario estaría saber contraatacar y en tercer lugar atacar directo. En cuanto a la defensa, igual. Buscamos una formación integral para dominar todos los aspectos del juego al terminar esa etapa formativa.

-Braulio lo quiso para el Valencia y luego para el Valladolid. ¿Desde cuándo se conocen?

-Cuando éramos juveniles ya nos enfrentábamos, yo en el Racing y él en el Dépor. Hace unos años coincidimos como entrenadores, él en el Soneira y yo en el Mugardos, y fuimos entablando más relación. Estoy agradecido a nivel personal y deportivo. Y trabajo mano a mano con Domingo Catoira. Ambos comparten dos grandes virtudes, profesionalidad y capacidad para motivarnos a todos.

Su ficha

La Roca del Vallés, Barcelona, 1972

Entre otros equipos, Cata dirigió en Tercera División al Racing Villalbés y Mesón do Bento y en Preferente al Narón Balompé que celebró su ascenso.

Dirige la cantera del Real Valladolid.

Es un loco del baloncesto, en especial de la NBA, quizá por su gusto por la estrategia y su formación de adolescencia en el deporte de la canasta. Hasta irse a Valladolid, no perdonaba el partido semanal de veteranos con sus antiguos compañeros del Santiago Apóstol en el pabellón del colegio.

«Cada día estoy más contento de haber iniciado esta nueva etapa en Valladolid»

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

«La base requiere trabajo a largo plazo»