«En Ferrol ya solo lee alta literatura una minoría, muy poca gente»

José Luis Santalla lamenta que la ciudad haya dejado de amar los grandes libros


Ferrol / La Voz

La histórica librería Quijote, sin duda una de las grandes librerías literarias del país, acaba de cerrar sus puertas. Su propietario recibe, estos días, llamadas y mensajes de personalidades de toda España. Algunos especialmente emotivos, como el del exministro de Cultura César Antonio Molina, que le recuerda al librero, a José Luis Santalla, emocionado, que no pasaba por Ferrol sin visitar su establecimiento, aunque solo fuese unos minutos.

-¿Cómo era el Ferrol de 1967, en el que usted abrió su librería?

-Pues curiosamente una ciudad en la que se leía mucho. En la que había grandes lectores, por ejemplo, entre los trabajadores de Bazán, que atendían siempre, en materia de libros, las recomendaciones de compañeros suyos como Julio Aneiros, Roberto Casteleiro o Luis Mera, personas cultísimas.

-¿Cuál fue el libro más vendido en aquellos años?

-Sempre en Galiza, de Castelao. En ediciones impresas en Argentina, por supuesto. Ediciones que aquí estaban prohibidas.

-Y que no sería poco arriesgado poner a la venta....

-Pues mire usted: había cosas curiosísimas. A mí, en una ocasión, me impusieron una multa tremenda por vender esos títulos, una multa del Ministerio de Información y Turismo. Y sin embargo [ríe José Luis], después ni siquiera se acordaron de venir a quitarme los libros. ¡Yo, por supuesto, seguía vendiéndolos...!

-¿Hoy se lee menos?

-Depende. Libros como el de Belén Esteban, quizás se vendan más que nunca. Aunque antes a la gente le daría vergüenza llevar eso por la calle. Pero en Ferrol ya solo lee alta literatura una minoría, muy poca gente.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

«En Ferrol ya solo lee alta literatura una minoría, muy poca gente»