Ferrol sigue sin arenal para perros un año después del anuncio

r.p.p. ferrol / la voz

FERROL

Perro corriendo por la playa de Santa Comba, en una foto de archivo.
Perro corriendo por la playa de Santa Comba, en una foto de archivo. ángel manso

07 ago 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Hace casi un año el gobierno local anunciaba su intención de habilitar una de las playas ferrolanas, o parte de ella, para que los usuarios pudieran jugar con sus mascotas en el verano de este año. Lo anunciaba el Concello en septiembre, a raíz de una alegación propuesta por el grupo socialista a la ordenanza de tenencia de animales, que finalmente fue aprobada y entraba en vigor el pasado mes de abril. En su artículo 11 la nueva normativa prohíbe la presencia de animales en los arenales del municipio desde el 1 de mayo al 30 de septiembre. Pero en el siguiente artículo establece también que «o Concello habilitará alomenos unha praia para o seu disfrute con animais de compañía». A estas alturas de agosto el Ayuntamiento ha incumplido la obligación que él mismo se había marcado. Y el ejecutivo local no garantiza que se vaya a disponer de este espacio este año.

El concejal de Medio Ambiente e Servizos, Borja Carro, aseguró ser consciente de la situación. «Es cierto que nosotros habíamos adquirido un compromiso, y lo seguimos teniendo. Quiero pedir disculpas y lamentar la falta de concreción a la hora de definir esta playa. Todavía no hemos decidido la ubicación, y en estos momentos no puedo confirmar ningún plazo ni ubicación», declaró el edil. Argumentó que existen dificultades para determinar qué arenal cumplirá este uso por las «diversas opiniones suscitadas». Y que la intención «no es hacer una playa para perros en una en concreto, sino que se pueda conciliar las personas que van a las playas con las que tienen perros».

Por el momento, lo único seguro es que se descartan aquellas que cuentan con bandera azul: Doniños, San Xurxo, Esmelle y A Fragata (Covas). El PSOE había sugerido que se destinase a este fin la parte central de la de Santa Comba, aunque según Carro existen «otras opciones».