ortigueira / la voz

A un joven de Valladolid, que acude a Ortigueira por cuarto año consecutivo, el Mundo Celta le gusta «porque es muy barato y te permite estar en la playa una semana por muy poco dinero. Y por los músicos, muy buenos». A sus amigas cacereñas les fascina el ambiente, en la Alameda, donde anoche se vivieron los primeros conciertos de esta edición, y en la zona de acampada. Cada folkie -ayer se produjo la primera avalancha- tiene sus razones, pero la mayoría comparten el afán de convivencia y diversión en torno a la música.

La Escola de Gaitas de Ortigueira, fundadora del Festival, en 1978, abrió el aperitivo musical de ayer por la tarde, en la plaza de Isabel II, donde también actuaron la Dominic Graham School of Irish Dance, el cuarteto Banda de Gaitas Vila de Mieres y la Royal Burgh of Renfrew Pipe Band. Pero el ambiente empezó a animarse ya desde primera hora, cuando abrieron los primeros puestos de artesanía de la feria. El sol también contribuyó a crear atmósfera festivalera. El Mundo Celta acapara un año más, y esta es la trigésima edición, la vida del pueblo de Ortigueira, desde los prados hasta las calles más céntricas, las tiendas o los bares.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

El Mundo Celta sitúa a Ortigueira en el epicentro de la música folk