El norte registra la mitad de los varamientos de cetáceos de Galicia

La coincidencia de corrientes de aguas muy frías y la proveniente del Golfo propicia la llegada de estos animales. Un alto porcentaje varan tras quedarse atrapados en aparejos de pesca, sobre todo los miños


Los datos recabados por la Coordinadora para o Estudo dos Mamíferos Mariños (Cemma) desde su fundación, en 1990, hasta 2012, revelan que cerca de la mitad de los varamientos de cetáceos registrados en Galicia corresponden al litoral norte. En este periodo contabilizaron 452 ejemplares de una veintena de especies, encallados en la costa de las comarcas de Ortegal, Ferrolterra y Eume, indica Alfredo López, biólogo y responsable de comunicación del Cemma.

Su compañero Juan Ignacio Díaz da Silva, técnico del Cemma y responsable del museo de la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN), de Ferrol, atribuye este alto número de varamientos «á coincidencia das correntes de augas moi frías e a corrente do Golfo». Esta circunstancia explicaría, por ejemplo, la llegada de focas -en Bares vararon Coído, en 1998, y Fenicio, en 2008-, o tortugas procedentes del mar Caribe. Un alto porcentaje de estos cetáceos encallan tras quedarse enganchados en aparejos de pesca, en especial los miños. «Este ano xa levamos tres baleas xibarte (ou xorobada) enmalladas en cabos, basta cun simple cabo», lamenta Díaz da Silva.

Por municipios, el mayor número de mamíferos marinos varados en el periodo señalado corresponde a Ferrol (218), seguido de Valdoviño (72), Cariño (43), Ortigueira (38), Mañón (37), Cedeira (18), Ares (13), Mugardos (7), Pontedeume (5) y Narón (1). La reciente aparición de 22 calderones tropicales en la playa del Porto de Bares -el segundo varamiento masivo de esta especie producido en Galicia y, probablemente, en la península ibérica- será un elemento destacado de las estadísticas del 2013.

Las especies afectadas que ha logrado identificar en la zona el Cemma son: tartaruga mariña verde, tartaruga de coiro (denominada así por el tipo de caparazón), tartaruga mariña común, momo, lobo mariño de capelo, lobo mariño cincento, golfiño común, golfiño riscado, arroaz, caldeirón (común y tropical), toniña, balea alibranca, golfiño gris, cachalote pequeno, cachalote, cifio común, arroaz pinto y candorca.

La mayor concentración de varamientos se produce en los meses de marzo y abril. «Cando un animal vara é que algo lle pasa», recalcan los técnicos. «Este animal viene a morir, le miré a los ojos y me dijo ?vengo a morir?», comentó el farero de Bares, Eugenio Linares, ante la aparición de una marsopa hace varios años. Díaz da Silva enlaza este comentario con su reciente experiencia en la ría de Bares O Barqueiro, cuando varios calderones tropicales se lanzaban contra las rocas. En este caso, «o instinto de cohesión, de aferrarse ao grupo» pudo provocar la llegada masiva a la playa. «Sen o seu líder eles non son nada, non son capaces de tomar decisións; o guía é o que os leva aos mellores caladoiros, a unha emigración segura». Esta manada se comportó de manera idéntica a la que recaló en esta misma ría en 1998.

«Un caldeirón chega enfermo e no tempo en que sube e baixa a marea morre na orilla, pola postura, porque cando se tumba o espiráculo (por onde respiran) queda ao nivel das ondas e non poden respirar. Manténdoos verticais, botándolles auga nas aletas e cubríndoos con mantas (para evitar queimaduras do sol), mantéñense vivos», señala. Los delfines, sin embargo, «son capaces de recoñecer o fluxo das mareas, e o son dos motores dos barcos...». Pocos cetáceos sobreviven a un varamiento, aunque el trabajo del Cemma ha obrado varios milagros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El norte registra la mitad de los varamientos de cetáceos de Galicia