Navantia, paciencia

Andrés Vellón Graña
Andrés Vellón LA GÁRGOLA

FERROL

12 oct 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

La técnica del agotamiento. Esa es la que se les está aplicando a los trabajadadores de Navantia en la ría de Ferrol. Esa y no otra.

La última movilización en las calles de la ciudad fue, para el que suscribe, muy significativa. Porque más allá de los discursos de rigor, en los rostros de los operarios se reflejaba el abatimiento. La imposibilidad de creerse ya ni una sola palabra de nadie.

Mientras muchos antiguos empleados y empleadas de la industria auxiliar engrosan las cifras del paro o hacen las maletas -todos conocemos casos- para buscarse la vida en otros lares, en la plantilla del astillero se vive ya muy de cerca el vértigo de la incertidumbre. Una incertidumbre que se cierne sobre muchísimas personas y familias en este territorio que, al parecer, no cuenta.

Y lo mejor que tienen que decir los políticos elegidos para ¿defender? los intereses de esta zona es que hay que tener «paciencia». Que es la madre de la ciencia.

¿Quién ha dado un golpe rotundo en la mesa por Navantia y por el futuro de Ferrolterra? ¿Quién ha tenido los arrestos de liderar una demanda tan legítima como lograr trabajo para la principal industria y emblema de la zona? ¿Quién ha alzado la voz en los despachos para acompañar el grito callejero de los trabajadores? ¿Quién va a explicar de una buena vez qué es lo que va a suceder en el astillero a medio plazo? Nadie. Esa es la cruda realidad. Nadie. Es que no estamos en campaña. ¿Paciencia?