El derribo de Hispania generará 4.000 toneladas de residuos

Rocío Pita Parada
rocío pita parada FERROL / LA VOZ

FERROL

Los opositores a la demolición organizarán clases al pie de la fábrica

31 ene 2012 . Actualizado a las 12:36 h.

La Fábrica de Lápices se verá reducida en cuestión de días a 4.000 toneladas de escombros y otros residuos. Es la cantidad de desechos que la empresa encargada del derribo, Desmoncor, estima que tendrán que ser trasladados hasta la planta de Recinor, en Catabois. Hasta el momento, y dado que el derribo está aún en una fase inicial, los camiones que de forma continua entran y salen al recinto transportan principalmente ramaje y restos vegetales y ladrillo.

El resto de los materiales deberán aguardar a que la demolición pueda ejecutarse de forma total. Y para eso todavía se aguarda el permiso oficial de la Xunta para que se puedan retirar los restos de uralita que cubren aún de forma precaria parte de la cubierta de las instalaciones fabriles. Para ello ya se ha contratado a una empresa especializada, Transportes Javier Ares, que se encargará de su retirada y depósito en un punto autorizado de tratamiento de este material, que contiene amianto, potencialmente cancerígeno.

Una operación «sencilla»

Según fuentes de la obra, la demolición principal podrá acometerse entonces en cuestión de días, ya que se trataría de una operación «sencilla». Para acometerla será preciso cortar las calles que circundan el recinto de la antigua Hispania. Sin embargo, se asegura que se programará de tal forma que los cortes serán puntuales y que se permitirá el tránsito por la vía cortada mientras no se ejecute el derribo.