Una administración del casco histórico vendió treinta boletos, diez de ellos a unos abonados

L. A. N. / R. P. P. FERROL/LA VOZ.

FERROL

La oficina número 9 de Ferrol está abonada desde hace años al 11833

07 ene 2011 . Actualizado a las 02:00 h.

«¡Mira qué suerte nos tocó!» Con el duelo que requiere la situación («Vengo de esparcir las cenizas de mi hermano, que falleció», indicó la lotera), Dolores Eizaguirre y Carlos Bonilla, propietarios de la administración número 9 de Ferrol, ubicada en la calle Rubalcava y a escasos metros del palacio consistorial, acudieron a la oficina a primera hora de la tarde para recibir al delegado de Loterías y Apuestas del Estado y colgar en la cristalera la noticia: «Vendido aquí, el 11833». Sí, el segundo premio del sorteo del Niño volvió a salpicar de fortuna a la urbe naval, después de que el 6 de enero del 2007, un total de 170 agraciados amaneciesen con un buen pellizco bajo el brazo. El que les dejó el primer premio en el barrio de O Inferniño, con una suma que alcanzó los 34 millones de euros.

El de ayer no fue un día tan prolífico como hace cuatro años, pero los treinta décimos (que suman 3 millones de euros) que se despacharon en Bonilla, como se le conoce en Ferrol, se vendieron como churros. Y eso, explicaba Dolores, que «el número mira que es feo, pero se nos escapó bastante».

Una decena de ellos, comenta la lotera, pertenecen a abonados. Diez vecinos de la ciudad que se llevan cada semana ese número «desde hace muchos años». El resto «se vendió todo en ventanilla». En su mayoría, a vecinos del casco histórico y aledaños.