Un problema que no se supo atajar a tiempo


Es conocido por todos la problemática que están sufriendo los trabajadores/as enfermos por el amianto, tanto ellos como sus familias, y la indefensión ante los organismos responsables de velar por el bienestar, y la salud de todas aquellas personas que habiendo desarrollado una actividad laboral nociva e insalubre no ven reconocidos sus derechos. A día de hoy sufren en silencio una enfermad maligna, que en muchos de los casos acaba con su vida. Por este motivo, todas las asociaciones de afectados del amianto del Estado nos hemos agrupado en una Federación, para constituir lo que hoy es Fedavica, y que aglutina a más de 60.000 familias de afectados directos e indirectos, además de medioambientales.

Asimismo se consiguió que se empiecen a crear en cada comunidad autónoma Unidades Médicas Específicas de Asbestosis en las zonas de mayor riesgo de afectación por la proximidad de fábricas, astilleros, etcétera, y en las cuales se puedan atender a estos enfermos y que cuentan con un neumólogo/a para controlar la enfermedad del trabajador, y que en nuestro caso se encuentra ubicada en el hospital Arquitecto Marcide.

Entre todos hemos conseguido que se modificara el listado de enfermedades profesionales que databa del año 1978 y en el cual se recogía la asbestosis como Enfermedad Profesional pero no se recogían las afectaciones benignas o marcadores de inicio de la enfermedad como las afecciones fibrosantes de pleura y pericardio, placas pleurales, engrosamientos pleurales y otros tipos de carcinomas que cursan su origen en otras partes del cuerpo que no son el pulmón.

Estamos trabajando para que se eleve de nuevo al Gobierno que un colectivo como los militares que prestaron sus servicios a bordo de buques en los cuales el amianto estaba presente en todas las estancias pasasen los reconocimientos médicos que obliga la normativa por ser un colectivo muy expuesto y en el cual a día de hoy empiezan a aflorar enfermos que acuden a informarse a las diferentes asociaciones.

Llevamos ya tiempo manteniendo reuniones entre la Federación de Afectados del Amianto y los sindicatos para intentar firmar acuerdos de colaboración en la lucha y que se unifiquen criterios ante los organismos responsables. En resumen, estamos hablando de un problema conocido desde hace años y que no se supo atajar a tiempo y sus consecuencias las están sufriendo miles de trabajadores de nuestro país, nos toca a todos hacer algo para que esto no vuelva a pasar.

Votación
1 votos

Un problema que no se supo atajar a tiempo