Redes ganó la batalla pirata y Esmelle revivió su era castrexa


Desde el pasado 3 de agosto los vikingos de Limodre mantenían secuestrado en su guarida, en la playa de Río Castro, al alcalde de las lejanas tierras aresanas, Julio Iglesias. Desde entonces, los piratas de Redes se prepararon para perpetrar su venganza, a través de un asalto que, de forma sorpresiva, tuvo lugar en la tarde de ayer. Las hordas de feneses y aresanos, que sumaban seis centenares, se enfrentaron en una batalla campal, en la que volaron kilos de harina y litros de agua. De negro, los de Redes, y de rojo, los de Limodre. Unos y otros demostraron unas enormes ganas de pasárselo bien en una fiesta que ya afronta su tercera edición. En esta ocasión, la victoria recayó en los de Ares, que lograron llevarse por mar al líder de las tropas enemigas, el regidor fenés Iván Puentes. Lo metieron en una chalana que, tirada por un barco, atracó a media tarde en la costa de Redes. Si los de Limodre quieren recuperar a su capitán, tendrán que esperar al año que viene, en una nueva edición de la fiesta. Los de Ares ya tienen en mente cómo se defenderán del próximo ataque enemigo. «Aplicaremos la frase del 'todo vale'», amenazó el jefe de la tropa de Redes.

Vikingos y piratas se dieron una tregua a eso de las diez de la noche para reunirse, fumar la pipa de la paz y degustar un suculento menú a base de churrasco, panceta, lomo, pollo y longaniza. A la medianoche, se repartieron entre los asistentes unos cofres con monedas de oro. Se premiaron de esta forma a los mejor caracterizados y a las embarcaciones más acordes con el espíritu de la fiesta. Como en todo buen banquete que se tercie después de una dura batalla, los guerreros, embaucados por la música del grupo Galitalia, festejaron la victoria hasta altas horas de la madrugada. Romería castrexa en Esmelle. Hace siete años nació en Esmelle, de la mano de la asociación de vecinos de esta parroquia ferrolana, una fiesta que pretende rendir un homenaje a los antiguos habitantes del castro del lugar. Así, cada año por estas fechas, se organiza una romería, que en esta ocasión tuvo lugar durante toda la jornada de ayer, en la que se recuperan oficios tradicionales, como el del alfarero. Un profesional de Buño exhibió su destreza con el torno ante la atenta mirada de grandes y pequeños. Precisamente con este tipo de cerámica se confeccionaron los platos conmemorativos que se repartieron entre los comensales de la comida castrexa, que sumaron cerca de doscientas personas. Un político local, en concreto, el concejal de Deportes de Ferrol, Manuel Santiago, se encargó de leer el pregón de la romería. Otra de las actividades que captó la atención de numerosos curiosos fue la exhibición de cetrería que corrió a cargo de la empresa Falcóns Galicia. Hubo dos sesiones, una por la mañana y otra por la tarde. Los pequeños, me cuentan desde la directiva de la asociación, fueron los que más disfrutaron con la muestra de aves rapaces, ya que tuvieron la oportunidad de tocarlas con su propias manos. Los organizadores destacaron que el público estuvo muy participativo. También se instalaron puestos de artesanía y actuaron los grupos Os Estrobos y El rincón de Morgan.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Redes ganó la batalla pirata y Esmelle revivió su era castrexa