«#Daralata»  por una buena causa

FAI GALICIA VERDE

El festival Noroeste de A Coruña será la próxima parada de un proyecto europeo de reciclaje que desembarcó este verano en Galicia. Los asistentes a la cita musical podrán ayudar a construir una pixelata, un gran mural realizado a partir de latas de bebidas recicladas

29 jul 2019 . Actualizado a las 10:43 h.

Satisfecho con lo realizado hasta ahora pero sin perder de vista el objetivo de lograr que se reciclen el 100 % de las latas de bebidas. Así se muestra Pablo García, director de Cada Lata Cuenta, un programa europeo de concienciación y sensibilización ambiental que aspira a cambiar prácticas para que el máximo número de personas incorpore fuera de su hogar el hábito de depositar las latas de bebidas en el contenedor amarillo. Una ambiciosa misión que llegó a España hace cinco años promovida por la Asociación de Latas de Bebidas -el proyecto está ya plenamente instaurado en 14 países del continente- y que ha sido este verano cuando ha desembarcado en Galicia a partir de una de sus grandes líneas de trabajo, la de afianzar un cambio de comportamiento entre los asistentes a los festivales de música, uno de los escenarios habituales de consumo de bebidas en lata.

La campaña, denominada propiamente «#daralata» y puesta en marcha en la comunidad en colaboración con Estrella Galicia, se fijó en cinco de los festivales de mayor éxito y aforo del verano gallego, con el objetivo de maximizar el reciclaje de estos envases metálicos, unos residuos que, como recuerda Pablo García, «se ajustan totalmente a los principios de la economía circular, ya que cada lata de bebidas puede convertirse en una nueva o en otro producto si previamente la hemos depositado en el contenedor correspondiente».

O Son do Camiño, en junio, y el Resurrection Fest de Viveiro, el Portamérica de Caldas y el Mundo Celta de Ortigueira, en julio, fueron las primeras paradas gallegas del programa, unas citas en las que se instauraron contenedores en diversos puntos y en las que una serie de voluntarios portaron mochilas recolectoras para facilitar la labor de reciclaje.