Se extiende por Galicia el «plogging», el deporte de moda que busca dar un respiro al planeta

FAI GALICIA VERDE

MARTINA MISER

A la comunidad también ha llegado esa tendencia ecodeportiva que invita a recoger basura mientras se practica ejercicio físico. Quedadas como las organizadas por el atleta santiagués Amador Pena o carreras no competitivas, como la que tuvo lugar el año pasado en A Illa de Arousa, son solo algunos de las iniciativas que ya suman adeptos. Mientras, el propio movimiento Plogging, de origen sueco, ya planea acciones en Galicia para darse aún más a conocer

29 mar 2019 . Actualizado a las 07:50 h.

Fue este febrero cuando se visibilizó de forma oficial en España el movimiento Plogging, una novedosa práctica ecodeportiva nacida en Suecia en el año 2016 (su nombre aúna jogging -correr en inglés- y plocka upp, que significa recoger en sueco) y que anima a recoger residuos y a depositarlos en una bolsa mientras se practica deporte o se hace algo de ejercicio diario. Sus defensores organizaron en Ibiza unas jornadas de sensibilización para dar más a conocer este fenómeno impulsado por el sueco Erik Ahlström, un ciudadano que harto de ver los residuos que había cerca de Estocolmo, decidió no quedarse quieto y tratar de recoger parte de la basura en sus carreras habituales. Tras dejar constancia de ello en las redes sociales, creó un grupo que de forma vertiginosa extendió esta tendencia -que combina esfuerzo físico y cívico-, por los territorios nórdicos para acabar conquistando a más de 25.000 personas de un centenar de países, entre ellos, España, adonde llegó en el 2018.

Óscar Caro, uno los impulsores de Plogging España -un grupo de deportistas y creadores comprometidos con el medio ambiente-, aclara que desde el primer momento la aceptación en el país ha sido «muy buena». «Cada día nos llegan a través de nuestras redes muchas fotos tanto de gente mayor que lleva a sus nietos a la guardería y en el paseo recogen la basura que se va encontrando, como de colegios, que organizan actividades concretas para limpiar ciertas zonas. El recibimiento de la iniciativa ha sido espectacular», insiste, antes de aclarar, que aunque su nombre lo liga al atletismo, en esta práctica, que se puede acometer en cualquier espacio (playa, monte o ciudad), no es necesario estrictamente correr. «Se puede realizar caminando», puntualiza. Aún así, entre los mejores abanderados del Plogging en nuestro país están hasta ahora los clubes deportivos. «Además de los equipos de running, hay grupos de natación, de ciclismo o, incluso, de piragüismo, que se han sumado a esta tendencia de recoger residuos mientras se practica deporte», subraya. «Algunos organizadores de carreras incluso se han puesto en contacto con nosotros para montar una especie de coche escoba que recoja basura», destaca con orgullo.

A pesar su finalidad ecológica, los seguidores de esta modalidad no esconden, aún así, las bondades del desgaste físico suplementario y aseguran que se pueden llegar a quemar hasta 300 calorías con tan solo 30 minutos de práctica, al intensificar la carrera con, por ejemplo, las sentadillas necesarias para recoger un desperdicio del suelo.