Diez trucos para ahorrar energía en casa este invierno

La Voz REDACCIÓN

FAI GALICIA VERDE

ANDIMAC

Usar correctamente la calefacción, aprovechar el calor del sol o luchar contra la sangría energética del stanby nos ayudarán a reducir las cada vez más elevadas facturas de luz o gas en el hogar

14 nov 2018 . Actualizado a las 01:24 h.

El consumo de energía en los hogares lo constituye una suma de pequeños gastos que muchas veces nos parecen insignificantes: nadie se va a arruinar por mantener en stanby un aparato, ni por subir un par de grados la calefacción, ni por tener las ventanas abiertas demasiado tiempo en invierno, ni tampoco por una corriente de aire que se cuela por una ventana mal aislada. Pero la acumulación de estas pequeñas fugas de energía puede representar en nuestra factura de la luz o de gas mucho más de lo que imaginamos. Repensar algunos usos domésticos e incorporar algunas prácticas sostenibles puede ayudarnos a evitar despilfarros, ahorrar energía y lograr que nuestra cuenta corriente sufra lo menos posible los rigores del frío. Estos son algunos consejos que nos ayudarán en esta tarea: 

1. Haz del sol tu aliado

Es el calor más accesible y barato y, aunque en otoño e invierno no se prodigue tanto, cuando el sol aparece en el cielo hay que atrapar su energía. Subir las persianas cuando brilla en el cielo y cerrarlas bien cuando se pone para conservar el calor acumulado es un truco sencillo que contribuirá a que el calor en el hogar no dependa solo de recursos artificiales como la calefacción.

2. Ten tus aparatos a punto

Sea cual sea el tipo de fuente de calor artificial que utilices en casa, la mayor eficiencia se conseguirá con un buen mantenimiento y una buena limpieza. Purgar los radiadores, mantener los filtros limpios, evitar interponer barreras -como ropa húmeda o muebles- ante las fuentes de calor, mantener limpios tubos y salidas de humo... Una norma parecida debe seguirse con otros electrodomésticos, como el frigorífico, cuya eficiencia energética será mayor si mantenemos la parte trasera libre de polvo y si la escarcha del interior no supera los 2 milímetros de espesor (el exceso de hielo puede elevar el consumo eléctrico hasta el 20 %). También es importante que el frigorífico, que es el aparato que más consume en un hogar medio, tenga bien ajustada la temperatura, que dependerá del tipo de uso de cada hogar. Si no tiene dispositivo para fijar exactamente los grados, sino ruleta con niveles, hay que tener presente que cuando baja la temperatura en el exterior hay que bajar también la potencia.