¿Sabes que tres botellas de vidrio podrían cargar un móvil durante un año?

Estas son las sorprendentes segundas vidas de los residuos reciclados

.

Nueve de cada diez personas respiran aire contaminado en el mundo. Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en España ocurre tanto en espacios urbanos como rurales. Nadie escapa a la polución. Pero del mismo modo, cada persona tiene en sus manos aportar un granito de arena para contrarrestar sus efectos, porque el reciclaje no solo da segundas vidas a los materiales, sino que también reduce las emisiones de gases a la atmósfera. Y el ciclo empieza en los hogares con la separación de los residuos. Hasta los posos de café se pueden convertir en ropa.

La asociación mundial de la industria del reciclaje Bureau of International Recycling (BIR) estima que una tonelada de plástico reciclado permite ahorrar 5.774 KWh de energía; 16,3 barriles (2.604 litros) de petróleo y 22 metros cúbicos de espacio en el vertedero. Además, el reciclaje de una sola botella de plástico ahorra la energía suficiente como para encender una bombilla de 60 vatios durante unas seis horas.

Los envases encierran muchas segundas vidas

Lo advierte Ecoembes: la sociedad actual utiliza cada vez más envases, por lo que se antoja indispensable la concienciación ciudadana para llevar a buen puerto la cadena de reciclaje. Cada residuo puede renacer en artículos que nada tienen que ver con su anterior uso. Por ejemplo, ocho cajas de cereales aportarían el material suficiente para fabricar un libro; 40 botellas de plástico PET (tereftalato de polietileno) tendrían una segunda vida como forro polar; 80 latas de refresco darían para hacer una llanta de bicicleta y seis briks de leche, una caja de zapatos.

Pero, tal y como se ha mencionado, los beneficios no se limitan a la fabricación de nuevos artículos; el proceso de reciclado abandera la sostenibilidad y la economía circular, reduciendo el consumo de agua y de energía y la contaminación del aire. Así, cada persona puede bajar la contaminación equivalente a diez minutos de emisión de gases de un tubo de escape con una acción tan sencilla como depositar en el contenedor amarillo seis latas de refrescos; seis botellas de plástico; tres botes de detergente u ocho botes de champú. Sin embargo, cada vez que un residuo acaba en el contenedor que no le corresponde, el proceso se para, de ahí la importancia de depositar cada desecho en el lugar adecuado.

Vidrio 100 %

El reciclaje del vidrio traza un círculo perfecto, porque de una botella se genera otra completa con el mismo material sin perder nada durante el proceso.Tres botellas de vidrio ahorran energía para cargar el móvil un año  Según los datos de Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de gestionar el reciclado de todos los residuos de envases de vidrio en España, en Galicia se reciclan en torno a 14,6 kilos de vidrio por habitante al año, que en el 2016 supusieron más de 40 millones de kilos recogidos. Cada kilo permite el ahorro de otro tanto de basura en el vertedero; la emisión de un kilo de CO2 a la atmósfera y la energía suficiente para mantener encendida una bombilla de bajo consumo durante nueve días. Y sumando botellas, el reciclaje de tan solo tres unidades equivale a la energía suficiente para poner la lavadora tres veces o cargar la batería de un smartphone durante un año.

Del contenedor al armario

La versatilidad de los materiales reciclados alcanza segmentos de mercado como el de la moda. La firma especializada Ecoalf elabora prendas de «calidad, diseño y propiedades técnicas» similares a los mejores productos no reciclados. Sorprende el uso del café como materia prima en prendas de vestir. ¿Cómo lo hacen? Los posos de café molido son recogidos diariamente de una cadena de restaurantes cuando todavía está húmedo. Tras su secado, se extrae el aceite y los posos se muelen «hasta conseguir un tamaño de nano-polvo que se convierte en gránulos para mezclarse con polímeros de poliéster reciclado con el fin de crear hilo». El café aporta al tejido distintas propiedades como resistencia a los rayos ultravioleta, resistencia al agua, secado rápido y control de olores. Según la firma de ropa, de 20 tazas de café se puede producir un metro de tejido Ecoalf.

También los neumáticos usados se reutilizan, para calzado. El proceso de separación de metales y telas es laborioso, pero consigue aislar un «polvo de neumático limpio» que, una vez comprimido, sin pegamentos, resulta en un caucho ideal para la fabricación de chanclas.

De las redes de pesca, amenaza para los ecosistemas marinos cuando quedan a merced de las corrientes, se elabora un tejido que tan solo precisa de la mitad de los procesos químicos con origen fósil para crear nylon.

Además del algodón, la lana y las plumas de relleno, que también se reciclan, el plástico da forma a todo tipo de prendas. Las botellas de este material se recogen y se tratan hasta «obtener copos de plástico», convertidos posteriormente en un polímero de poliéster, que conformarán un hilo reciclado. Se usa para desarrollar tejidos, correas, etiquetas, cordones... Con 70 botellas se puede obtener hasta un metro de tejido. Una cazadora, por ejemplo, equivale al material de 80 botellas de plástico.

Punto verde

Los productos que cumplen los requisitos establecidos por ley para la recuperación de envases y hacer posible su reciclado se distinguen por el punto verde, un símbolo redondo y con dos tonalidades de verde conformado por dos flechas curvas. Pasa muchas veces desapercibido a ojos del consumidor, pero es fácilmente reconocible en envases de agua mineral, latas de refresco o briks de leche. Indica que ese envase debe tener un ciclo de recuperación y reciclaje que permita aprovechar los materiales que en su momento se usaron para fabricarlo. Que entre, o no, de nuevo en la cadena que le dará un nuevo uso depende de ti.

Votación
13 votos
Comentarios

¿Sabes que tres botellas de vidrio podrían cargar un móvil durante un año?