¿Qué residuos van a cada contenedor?

FAI GALICIA VERDE

Oscar Vázquez

Más allá de las latas, las botellas de vidrio y los bricks, desechos como los pañales, los cristales rotos o los papeles sucios plantean dudas a la hora de reciclar. Cada modelo de gestión -Sogama, Nostián y Barbanza- tiene sus particularidades

03 ene 2018 . Actualizado a las 23:57 h.

Desde hace varios lustros, además de la regla de tres de toda la vida en las escuelas se enseña otra norma que suena muy parecida: la regla de las tres erres (reducir, reciclar y reutilizar), una fórmula que los niños aprenden en muchos centros desde pequeños, pero que todavía es una asignatura pendiente en numerosos hogares gallegos. 

De las tres erres, reciclar debería ser la tarea más fácil: hay contenedores de colores diferenciados, cubos especiales para facilitar la organización en el hogar, campañas para fomentar la recogida selectiva de residuos... y, aun así, solo el 66 % de los hogares gallegos reciclan -quince puntos menos que la media de España-, pese a que más del 80 % de los ciudadanos saben que es una práctica beneficiosa para el medio ambiente.

¿Por qué no se recicla entonces? Las razones son diversas y van desde la pereza a la desconfianza, pero la respuesta más común es el desconocimiento sobre qué contenido va a cada colector. Las normas generales son muy sencillas y casi todo el mundo sabe dónde van las latas, las botellas de vidrio o los bricks, pero la cosa se complica cuando se trata de residuos como las servilletas usadas, los cristales rotos o los pañales, que hacen a muchos menear la cabeza con dudas ante los cubos de la basura y que no se reciclan en todos los ayuntamientos de la misma manera.