Los amos de la red social

El dueño del ladrillo y la banca en España, el fondo de inversión BlackRock, también invierte en las redes sociales. Y KPCB, JPMorgan y Goldman Sachs toman posiciones en Google, Facebook o el blockchain.

.

Redacción

Cada vez que un usuario de Internet genera contenido (fotos, comentarios, me gustas) y lo sube a las redes sociales un tiburón de Wall Street se hace unos céntimos más rico. Aunque en las listas de accionistas de las redes sociales hay caras visibles como el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, hay otras siglas que se repiten una y otra vez. Son fondos de inversión como KPCB, BlackRock (dueño del ladrillo y la banca en España), Vanguard o Goldman Sachs. Invierten en Google, Twitter o Apple y ya toman posiciones en la carrera tecnológica del blockchain para comerciar con criptomonedas. Andrew Keen, en su libro Internet no es la respuesta (2015), explica cómo se ha llegado a estos monopolios en Amazon, Uber, Instagram o WhatsApp y cómo actúan los fondos de inversión que ponen el capital. Las ideas geniales de los jóvenes de Silicon Valley obtienen financiación de KPCB (del ideólogo del mercado Tom Perkins, fallecido en el 2016) y, al poco, surgen de la nada grandes corporaciones de Internet. «En cinco años, una app exitosa puede dar el pelotazo y sus creadores vender una red social por cientos o miles de millones», dice Keen. Y se pregunta qué valor pueden tener estas redes sociales para que su cotización se dispare en Bolsa. La respuesta es «nosotros», la cifra de usuarios y los datos que manejan, monetizados a través del análisis de Big Data. La presencia de tiburones de Wall Street en Silicon Valley explica que las redes sociales, que se venden al público como economías colaborativas, caso de Uber y Airbnb, apuesten por automatizarlo todo y suprimir empleos para reducir costes y generar más beneficios, a la vez que hunden viejas industrias como la discográfica, los hoteles, el taxi o el mundo editorial.

Por contra, el emprendedor Peter Thiel, fundador de PayPal y accionista de Facebook, defiende en su libro De cero a uno (2014) los monopolios en Internet como un motor de progreso. Aún así, ve difícil hallar cinco fondos que realmente sean monopolios y amasen montañas de dólares. Hay fondos ganadores porque descubren minas de oro y basan su negocio en un producto único y nuevo sin competidores ni rivales. Sería el caso de Google, Amazon o Facebook, auténticos colosos que dominan Internet.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Los amos de la red social