El gran negocio de los videojuegos

.

Redacción

Hace tres años, en la previa del lanzamiento de FIFA 15, alguien se dio cuenta de que los desarrolladores del juego habían llevado a tal punto la fidelidad del juego con la realidad que en los partidos del Barcelona en el Camp Nou se escuchaban los gritos de una parte de los aficionados que clamaban por la independencia de Cataluña; exactamente en el minuto 17 y 14 segundos (en referencia a la fecha en que las tropas del rey Felipe V derrotaron a las de los partidarios del archiduque Carlos de Austria en aquella región). EA Sports expresó su preocupación a la sede central en Vancouver (Canadá) por el rechazo que podían ocasionar esos cánticos en un amplio sector de los aficionados españoles y la versión final del juego omitió reproducir la cantinela que domingo sí, domingo no, se escucha con insistencia en el estadio culé.

La anécdota sirve para ilustrar la importancia que ha adquirido esta franquicia de videojuegos, que vende cientos de millones de copias cada año y genera unos ingresos estratosféricos para la compañía que lo publica... y para los clubes de fútbol. Electronic Arts patrocina a numerosas plantillas de todo el mundo ?entre ellas las del Barça, el Real Madrid o el Atlético? y también es partner de las propias competiciones como la Liga de Fútbol Profesional (a la que paga 7 millones de euros al año). Otro ejemplo: cuando hace unos meses se rumoreó la posible marcha de Cristiano Ronaldo al nuevo coco del fútbol europeo, el Paris Saint Germain, se encendieron todas las alarmas y hay quien dice que la presión de EA fue determinante para que el portugués siguiera en el conjunto blanco. La salida del delantero habría supuesto un gran quebranto para la compañía, que ya lo tenía como imagen de portada y de los trailers de su nueva entrega y protagonista de uno de los modos de juego más populares, El Camino, en el que un joven futbolista ficticio es aconsejado por la estrella para conseguir evolucionar en su carrera.

La serie FIFA nació en 1993 y es responsable de algunos de los avances más relevantes en el mundo de la creación de juegos para ordenador y consolas. Por un lado, la progresiva mejora de calidad de los gráficos, que han hecho que los últimos títulos den la impresión de estar más en un escenario real que ante una pantalla. La carrera característica de Ronaldo, los regates de Messi, las emblemáticas brazadas de Robben... todos los movimientos, el tamaño y hasta el mínimo gesto de un jugador son reproducidos fielmente. El 7 del Real Madrid tuvo que enfundarse en un traje con sensores y realizar todo el ritual de sus lanzamientos de falta ?incluida la respiración? antes de chutar, para captar todos los detalles. FIFA también es un modelo de márketing, con la rentabilidad que supone un lanzamiento cada año prácticamente igual al anterior y que obliga a los usuarios a comprarlo porque, si no, no pueden jugar online con sus amigos. El fútbol es un gran negocio y los videojuegos, más.

Votación
0 votos
Comentarios

El gran negocio de los videojuegos