«Destiny 2». Puliendo la fórmula

Bungie trae de vuelta uno de los juegos de acción más adictivos de los últimos años. Y lo hace surtiéndolo de jugosas novedades que harán las delicias de quienes criticaron la primera entrega por su falta de contenido. Todo está preparado para descubrir los confines de la galaxia.

.

Redacción / La Voz

Si hay un factor que determina el éxito o fracaso de un videojuego es, en gran medida, sus contenidos. Bungie pecó de rácana en el 2014, cuando presentó Destiny como una auténtica revolución entre los juegos de acción en primera persona. El título prometía libertad y diversión multijugador y, hasta cierto punto, cumplió con estas ideas. Sin embargo, con el paso de las horas y los días, el juego iba perdiendo usuarios, que lo tildaban de repetitivo. Sus fieles, por otro lado, no dudan en calificarlo como uno de los shooter más adictivos de los últimos años.

Destiny 2 ha llegado para llenar los grandes vacíos de la primera entrega. Ya desde su anuncio, los fans clamaban por que este título resolviese los problemas de su predecesor, que le impidieron ser una obra maestra en su género. Eso es lo que se ha hecho desde Bungie. Los responsables de franquicias como Halo han sabido canalizar todo ese feedback que se acumuló en foros y grandes convenciones para dar al jugador todo aquello de lo que le privó hace tres años. Destiny 2 es un juego de acción muy completo. Con numerosos contenidos desde su inicio y con la capacidad de mantener al usuario entretenido durante un número incalculable de horas. El título, debido a su marcado carácter cooperativo y multijugador, perdurará durante varios años entre los más jugados de las distintas plataformas.

Otro de los puntos negativos de la primera parte fue su caótica campaña. El modo historia resultaba falto de interés con el paso de las horas y su narrativa era demasiado enrevesada. En esta secuela, Bungie ha evitado profundizar en el trasfondo y nos presenta una historia más clara y entretenida. Es gracias, en gran medida, a las impresionantes cinemáticas que se distribuyen a lo largo de las más de 12 horas que dura la campaña. En ellas se nos presenta a unos héroes y a unos villanos con gran carisma. Otro de los puntos fuertes de la historia son sus últimas horas, con frenéticas misiones y tiroteos que rompen la linealidad a la que nos tenía acostumbrados la franquicia. Las grandes batallas, la acción destructora y el uso de vehículos refuerzan una campaña con un gran acabado.

Pero no solo en la historia se queda Destiny 2. De hecho, para muchos usuarios se trata de una parte totalmente prescindible pese a su brillantez. Lo que de verdad atrae al grueso de jugadores es la evolución de los personajes a través de la exploración y la realización de todo tipo de misiones. En este aspecto, poco ha cambiado en cuanto a habilidades y mejoras para los personajes. En vista de que el sistema original funcionaba, Bungie ha optado por mantenerlo y trabajar en otros campos.

Precisamente, otra nota positiva de esta nueva aventura es su gran capacidad de inmersión en los numerosos y extensos escenarios que ofrece. La mecánica sigue siendo la misma. Partimos de nuestra nave espacial con numerosos planetas como destino. Cada uno cuenta con enemigos y objetivos bien diferenciados, que nos harán investigar las fórmulas más adecuadas de afrontar cada aventura. Cada escenario está constituido de una gran extensión de terreno, que el jugador podrá explorar en busca de todos sus secretos. Las expediciones galácticas es algo que ya se ha visto en otros títulos como el malogrado No Man’s Sky, pero en Destiny 2 se pule la fórmula con numerosas misiones y asaltos cargados de acción que impedirán que el aburrimiento haga mella en el jugador.

La posibilidad de realizar todos esos encargos acompañados de amigos en modo multijugador es otro punto a favor. Se une su espectacular acabado, muy en la línea de lo que se espera en la actual generación de consolas. Su banda sonora también pide paso, con una música épica que combina muy bien con los efectos de sonido. Hay que destacar también que el título llega doblado al español.

Por tanto, Destiny 2 cumple con todo aquello en lo que falló su primera entrega. Ofrece al usuario numeroso contenido para saciar sus ansias de acción y promete ir expandiendo su galaxia durante los próximos años.

La Raid, el gran bastión

Fue, sin duda, la modalidad más destacada de la primera entrega. No podía desfallecer en Destiny 2, por mucho que el resto de apartados hayan mejorado. En su empeño por desafiar al máximo las habilidades de los jugadores, Bungie ha nutrido a su nuevo título de su primera incursión, apodada como Leviatán, que recibirá más réplicas con el paso del tiempo. La Raid es una misión cooperativa en la que participan seis usuarios. Se trata de misiones con un nivel de dificultad alto, idóneas para los jugadores más expertos. Requieren altos niveles y numerosas habilidades que permitan completar los objetivos. Los Guardianes, protagonistas del juego, tendrán que compenetrarse a la perfección si quieren superar el reto, que puede durar hasta varias horas. Como no podía ser de otra forma, estas incursiones cuentan con exclusivas recompensas finales.

Votación
0 votos

«Destiny 2». Puliendo la fórmula