Rugen los motores, más realistas que nunca

Las grandes compañías han apostado por los simuladores automovilísticos para este final del 2017. Las exigencias son máximas para un género que busca ofrecer el mayor realismo en el manejo a la vez que exprime las posibilidades de los gráficos para que nos sintamos como auténticos pilotos ?

.

Los juegos de conducción están a la orden del día. Sin duda, los grandes triunfadores -al menos, en número de ventas- son los arcades como Mario Kart o Rocket League -con su peculiar mezcla de fútbol y coches-, pero existe un selecto grupo de jugadores que prefieren la fidelidad de un buen simulador automovilístico. Durante los dos próximos meses saldrán al mercado varias propuestas de los grandes desarrolladores del género, que apostarán fuerte -cada uno con sus cualidades distintivas- por hacerse con un mercado poco explotado en la actual generación.

 Quienes sacará el máximo partido a los gráficos de su máquina para hacernos sentir como si estuviésemos sobre el asfalto a más de 300 kilómetros por hora son Microsoft y Turn 10 con su Forza Motorsport 7. Más de 700 automóviles avalan también la variedad de esta entrega, que parece haber creado una interesante alianza con Porsche, con el potente 911 GT2RS a la cabeza, o Lamborghini y su Centenario. Para gozar al 100 % de estos espectaculares bólidos, el juego se podrá ver en resolución 4K y 60 fotogramas por segundo en Xbox One S y X. También los pecés de alta gama podrán disfrutar de las máximas prestaciones de este título. Sin duda, se trata de una apuesta clara para los amantes del motor y los videojuegos que tengan en sus casas una máquina de Microsoft. Como aval, las anteriores entregas, que cosecharon un gran éxito.

 En el extremo contrario, Sony no quiere quedarse atrás. Drive Club, ya en el mercado, es un gran juego de conducción que aúna lo mejor de los arcades de automovilismo. Pero no es un simulador al uso. Por eso, Playstation 4 usará el comodín que le garantiza Kazunori Yamauchi. El prestigioso creativo ultima junto a su equipo Gran Turismo Sport, un juego con el que tratarán de volver a encumbrar a una franquicia que llegó a su techo en términos de calidad hace dos generaciones. La alianza de este nuevo juego con la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) lo dotan de un gran surtido de contenidos, con destacados campeonatos en línea. Además, como ya ha pasado con Drive Club, GT Sport contará con un modo exclusivo para las gafas de realidad virtual Playstation VR, que nos permitirá sumergirnos aún más en la experiencia.

El retraso en el lanzamiento del juego de Polyphony Digital y Sony -que saldrá el 18 de octubre- ha hecho que coincida en el mismo mes que Forza Motorsport 7 -3 de octubre-, garantizando una dura rivalidad entre ambos títulos por ver cuál es el más vendido. Sin embargo, Slightly Mad Studios se adelantará con su Project Cars 2 -en el mercado el 22 de septiembre-, una alternativa más que válida tras la irrupción de su primera entrega en el género. Se trata de una propuesta mimada hasta el último detalle por sus creadores. Tanto es así, que los más expertos disfrutarán seleccionando los neumáticos más adecuados para cada pista o clima, se desesperarán ante los cambios meteorológicos o buscarán la experiencia total a lo largo de sus 200 pistas, con terrenos como tierra, grava, nieve o barro. Además, también tendrá soporte para realidad virtual y presentará nuevos modos de juego, tanto individuales como en línea.

Esperan dos meses clave para los amantes de los simuladores automovilísticos. Algunos tendrán que preparar sus carteras para complementar la apuesta por uno de estos tres títulos con un volante que complete la experiencia -aunque es opcional-, que puede llegar a valer más de 300 euros pero nos hará sentir cada bache y cada curva como un auténtico piloto.

Votación
0 votos
Comentarios

Rugen los motores, más realistas que nunca