Las ofertas de fibra y móvil para navegar a mejor precio

Con el fin del verano, las telecos libran una guerra comercial para intentar atraer como clientes a los hogares que solo consideran esencial una buena conexión móvil y fibra para acceder a Internet en el hogar. ¿Sus armas? Ofertas esenciales con sus segundas marcas y descuentos durante varios meses

.

Se acerca el fin del verano. Llega el momento de tomar un montón de decisiones postergadas en las vacaciones. Una de las que más afecta a la vida cotidiana pasa por elegir un proveedor de acceso a Internet en casa y en el móvil. Aunque las tarifas -y las prestaciones- han ido subiendo con el paso del tiempo, los que quieran cambiar ahora están de suerte, las compañías están en plena guerra comercial y multiplican las ofertas para arrebatarse entre sí cuota de mercado y para adaptarse a una nueva realidad: la tele, que era un elemento determinante en los paquetes convergentes de otras temporadas, ya no es fundamental para muchos hogares y bolsillos.

 La TDT retrocede posiciones. El contenido audiovisual del momento son las grandes series internacionales para ver bajo demanda como Juego de tronos. Y la posibilidad de contratar de forma independiente plataformas como Netflix o HBO por unos 10 euros al mes hace que muchos consumidores se replanteen sus presupuestos digitales y apuesten por alternativas a los paquetes «totales» (móvil, fibra o adsl, fijo y televisión bajo demanda en un único servicio), que suponen desembolsar un mínimo anual de 600 euros, según ciertas ofertas.

 El nuevo estándar esencial pasa por propuestas low cost que incluyen, por un lado, una tarifa móvil con un mínimo de minutos o llamadas ilimitadas y al menos 3 gigas de datos, y por el otro, acceso con fibra de al menos 50 megas de velocidad en el hogar. Con estos parámetros, la factura anual (es recomendable siempre hacer la cuenta a 12 meses vista para evitar espejismos por las ofertas con descuento inicial) puede situarse por debajo de los 500 euros.

 Para llegar a esas cantidades hay que optar por contratar con operadores emergentes como Másmovil (propietaria de Pepephone y Yoigo) o con segundas marcas como Lowi (Vodafone), Amena (Orange) o Tuenti (Movistar, solo ofrece móvil).

Estas tres compañías funcionan básicamente en línea (altas, bajas, consumos o consumos se gestionan por web o por app) y ofrecen buen servicio a precio ajustado. Eso sí, supone prescindir del para muchos cada vez menos relevante teléfono fijo. Y obliga a buscarse la vida para ver la tele más allá de los canales de siempre. También hace necesario echar mano de la calculadora para comprobar que, contratando productos adicionales (Netflix y HBO valen 7,99 euros al mes) no se esfuma el ahorro logrado al optar por un paquete esencial.

A la hora de valorar qué producto contratar hay que tener en cuenta factores como la cobertura y también conviene estudiar los datos históricos de consumo. Alguien que hable poco posiblemente no sacará partido a las llamadas ilimitadas. Y si no se ven vídeos en calidad 4k o no se hacen descargas o subidas masivas de datos será suficiente con disponer de una conexión doméstica de 50 megas.

Atractivas y polémicas tarifas planas para redes o música

Otra tendencia imparable del mercado móvil es el aumento del número de gigas mensuales

Con el horizonte puesto en el 5G y en un mundo donde personas y cosas estén permanentemente conectados hay una carrera por multiplicar los gigas. Donde antes bastaba dos, ahora lo normal es que se ofrezcan seis. En paralelo, poco a poco, las llamadas de voz van perdiendo importancia en favor de las digitales a través de servicios como Skype, WhatsApp o Telegram o de apps como la oficial de Tuenti.

Los sistemas operativos móviles revelan las aplicaciones y servicios que más datos consumen. Uno de los que siempre aparecen de primero en las listas es Facebook. Otras redes sociales como Twitter o Instagram también son grandes devoradores, como la voraz Youtube. Los programase streaming de vídeo y de música (como Spotify) también figuran en esa lista negra, Y también está el imprescindible WhatsApp y su flujo de fotos y vídeos.

Para satisfacer las necesidades de los usuarios que no conciben su día a día sin un uso intenso de estos servicios, hay compañías que han innovado con tarifas planas complementarias para usar con determinadas aplicaciones. Por 3 euros al mes adicionales, Vodafone permite a sus clientes usar sin límite desde el móvil redes como Facebook, Instagram, Twitter, Snapchat, Linkedin o Tinder. Y por 5 euros podrá gastar los datos que quiera en escuchar música en Spotify, Apple Music, Napster, SoundCloud y Deezer.

Estos dos productos, Social Pass y Music Pass, pueden marcar tendencia y ser emulados por los competidores de la compañía británica, pero también han abierto un debate sobre su efecto en uno de los principios fundamentales de Internet, la neutralidad de la Red, que supone que todos los datos deben circular igual y no pueden ser discriminados negativa o positivamente, como hace Vodafone Pass al privilegiar determinadas apps.

La otra tendencia imparable del mercado móvil es el aumento del número de gigas mensuales que ofrecen las telecos a sus clientes. El uso de Internet en el móvil crece de forma constante. En verano, muchas veces lejos de casa, se dispara de forma notable el consumo. Y el truco de pedir claves de wifi no siempre funciona e incluso puede ser poco recomendable: conectarse a ciertas redes abiertas puede abrir la puerta a virus y ataques.

Para que los usuarios no padezcan estrecheces, marcas como Pepephone ofrecen 19 gigas (y 1.001 minutos de conversación) a cambio de 20 euros. Y otras como Tuenti, Amena, Lowi, R o Simyo aumentaron de forma unilateral y gratuita los datos para móvil durante este verano. Y alguna de esas ofertas va a convertirse en permanente. Hay competencia. Y se nota, para bien, en la posibilidad de que el usuario pueda elegir entre un amplio abanico de compañías y tarifas.

La guerra por la televisión bajo demanda

CÉSAR RODRÍGUEZ.
.

La fuerte irrupción en España de plataformas de suscripción como Netflix o HBO obliga a las telecos a replantearse su oferta audiovisual y a utilizar el fútbol como gran reclamo comercial

La televisión bajo demanda, antaño joya de la corona de los paquetes convergentes de las telecos españolas, ha perdido importancia en la guerra comercial que libran este verano por captar a esa gran bolsa de público que busca precio ajustado y no quiere contratar un servicio premium que combine móvil, fibra y tele.

 ¿Qué ha cambiado? Pues que el mapa del reino de la tele de pago, donde antes Movistar era rey y los pretendientes eran otras operadoras como Vodafone o R, ha cambiado, tal vez para siempre. Y lo ha hecho por la irrupción de Netflix, HBO o, en mucha menor medida, Amazon Prime, servicios de muy fácil contratación y baja, que no necesitan instalación (solo conexión de alta velocidad a Internet), son multiplataforma y que llegaron a España avalados por su gran éxito en Estados Unidos y un amplísimo catálogo con cine y un montón de series de primer nivel mundial ?Juego de tronos, El cuento de la criada, Por 13 razones, Stranger Things o Narcos? como gran estandarte.

Seguir leyendo

Votación
11 votos
Comentarios

Las ofertas de fibra y móvil para navegar a mejor precio